Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La rotura de una tubería de pluviales provocó el socavón de la estación de tren

Las obras de reparación durarán hasta mediados de julio - Tras analizar toda la canalización, Adif descarta más problemas

Tras limpiar las tuberías, se explorará su interior con una sonda y una cámara de televisión. // Iñaki Abella

Tras limpiar las tuberías, se explorará su interior con una sonda y una cámara de televisión. // Iñaki Abella

La rotura por aplastamiento de la tubería de hormigón que canaliza la totalidad de las aguas pluviales de la zona de mercancías y del aparcamiento de la estación de tren de Vilagarcía es la causa del hundimiento del pavimento ocurrido la semana pasada, una incidencia que obligó al traslado de siete coches que estaban estacionados en la explanada.

Fuentes oficiales de Adif explican que la rotura se produjo en una zona próxima al entronque con uno de los pozos de registro, lo que provocó un atasco, y a su vez, una inundación subterránea en una zona compuesta por tierra arenosa que arrastraba el agua, "creando un efecto de vaciado bajo el pavimento", detallan las mismas fuentes.

Las actuaciones comenzaron el lunes, procediéndose a vaciar, limpiar y ampliar la zona del socavón para conocer el estado del terreno. Ahí fue cuando se pudo determinar la causa del hundimiento. Ya la noche del viernes acudieran al lugar responsables y técnicos de Adif, así como de una empresa de mantenimiento y también efectivos de la Policía Local de Vilagarcía y del Servizo Municipal de Emerxencias.

Tras esclarecer las causas de lo ocurrido, las medidas tomadas por el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias, titular de este concurrido aparcamiento público, son las siguientes: demolición y reconstrucción del pozo de registro existente y saneamiento y reposición de todas las tuberías que vierten en él; y relleno y reposición del pavimento dañado.

Además, después de haber analizado toda la canalización, "no se han observado más problemas", concluye Adif. No obstante, se van a llevar a cabo trabajos de limpieza para retirar la tierra que ha quedado depositada en el interior de las tuberías de hormigón, que aproximadamente miden unos 40 centímetros de diámetro. Una vez que terminen las tareas de limpieza, los técnicos explorarán el interior de las canalizaciones de agua con una sonda y una cámara de televisión.

Las obras se prolongarán durante un par de semanas, por lo que Adif tiene previsto recuperar la normalidad en el aparcamiento de la estación de ferrocarril de Vilagarcía a mediados del próximo mes de julio. Por tanto la zona del incidente continuará delimitada con vallas de seguridad mientras duren las reparaciones.

Compartir el artículo

stats