Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Xunta asumirá la titularidad del puente si las Diputaciones lo dejan "en perfecto estado"

En la actualidad son los gobiernos provinciales de Pontevedra y A Coruña los que deben mantener el viaducto en buenas condiciones

El puente interprovincial que une Catoira con Rianxo sobre el río Ulla. // Noé Parga

El puente interprovincial que une Catoira con Rianxo sobre el río Ulla. // Noé Parga

El viejo puente interprovincial que une los municipios de Catoira (Pontevedra) y Rianxo (A Coruña) es una losa que ninguna administración quiere sobre sus espaldas. Pero las Diputaciones de una y otra provincia, que son las titulares del viaducto y arrastran este lastre, llevan años intentando que la Xunta se haga cargo del mismo, sobre todo desde que están dirigidas por la izquierda. Y el Gobierno gallego siempre se negó, sabedor del importante coste de mantenimiento que lleva consigo.

Pero hay una novedad respecto a los planteamientos de los últimos tiempos, y es que el Gobierno de Galicia parece ahora en disposición de aceptar el reto y asumir la titularidad de la estructura. Aunque con una condición: que le sea entregada "en perfecto estado".

Así se desprende del enésimo debate sobre este asunto en sede parlamentaria, celebrado ayer y del que, como es habitual, se desprenden versiones encontradas.

Por un lado está la del PSdeG-PSOE, cuyo diputado Luis Manuel Álvarez Martínez presentó en Comisión una proposición no de ley para reclamar la transferencia a la Xunta de las carreteras AC-533 y EP-8001, es decir, las vías de entrada y salida al puente, con éste incluido.

Y la versión socialista es que "el PP veta esta iniciativa que permitiría gestionar esta infraestructura y vertebrar la comunicación viaria de la provincia".

A su juicio, es de recibo que la Xunta gestione esta carretera dada "la elevada densidad de tráfico" de la misma, añadiendo que la transferencia de competencias derivaría en "una mejora en el mantenimiento".

Es decir, que el PSOE defiende que las Diputaciones se desprendan del puente que cruza sobre el río Ulla, a la altura de las Torres do Oeste, y critica al PP y a la Xunta por no asumir este reto.

La otra versión es la que ofrecen los conservadores, quienes tras el debate registrado ayer indican que "para que la Xunta asuma este puente deberá estar en perfecto estado de conservación y mantenimiento". Y entienden que de ello deben encargarse "las administraciones titulares", es decir, las Diputaciones de Pontevedra y A Coruña, que además "tienen recursos económicos suficientes".

El portavoz popular de Infraestructuras, Martín Fernández Prado, advierte de que los gobiernos provinciales tienen "trabajos pendientes" en el menospreciado puente.

De ahí que considere que "lo primordial es que realicen esos trabajos, como ya se les solicitó el pasado 30 de octubre cuando se aprobó en el Parlamento una proposición no de ley a través de la cual se instaba a las Diputaciones a acometer las actuaciones necesarias para garantizar el buen estado del puente".

En definitiva, que los socialistas quieren que las instituciones provinciales puedan desprenderse de ese lastre que une la comarca de Barbanza (Arousa Norte) con las de Caldas y O Salnés (Arousa Sur), censurando la actitud del PP por no hacerse cargo del mismo.

Y en la acera de enfrente los conservadores reprochan la postura del PSOE y exigen que si sus gobiernos provinciales quieren desprenderse de ese lastre lo primero que deben hacer es asumir su responsabilidad como titulares del mismo y adecentarlo.

Compartir el artículo

stats