Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El BDRI constata el buen estado de tres de los cinco delfines nacidos el año pasado

La comunidad científica se felicita por la reproducción de los arroaces en las rías gallegas, pero alerta de que el índice de mortalidad infantil en esta especie sigue siendo elevado

Observación de delfines desde una de las embarcaciones del centro que dirige Bruno Díaz. // BDRI

El Instituto para el Estudio de los Delfines Mulares (BDRI) confirma que al menos tres de las cinco crías de arroaz nacidas el verano pasado en la ría de Arousa se encuentran bien de salud y siguen creciendo y divirtiéndose junto a sus madres.

Desde el centro de investigación asentado en O Grove, que dirige el biólogo Bruno Díaz López, esgrimen que "tras varios días de trabajo de campo" realmente fructíferos, gracias a las buenas condiciones meteorológicas y oceanográficas existentes, "hemos podido confirmar el buen estado de salud de tres de las cinco crías nacidas el pasado verano".

Es, sin duda, una buena noticia. Aunque en el BDRI no lanzan las campanas al vuelo. Muy por el contrario, advierten de la "elevada tasa de mortalidad infantil registrada durante los primeros meses de vida de los delfines que se ha observado en los últimos años en Galicia", siendo ésta la muestra más palpable de la vulnerabilidad de la especie en aguas gallegas.

También hay que tener presente que los delfines tienen solo una cría por parto y dan a luz una vez cada tres o cuatro años, permaneciendo al lado de su retoño hasta que puede valerse por sí mismo.

De ahí la importancia de que salgan adelante los pocos delfines que nacen en las Rías Baixas cada año, para lo cual es fundamental la labor de divulgación que realizan tanto el BDRI como la Coordinadora para el Estudio del Medio Marino (Cemma).

Hay que recordar que en agosto pasado FARO DE VIGO daba cuenta de la presencia de un grupo de delfines mulares (arroaces) que se habían adentrado tanto que llegaron hasta el puerto de Vilagarcía y la desembocadura del río Ulla, observándose entre ellos un ejemplar recién nacido.

Solo un mes antes el BDRI había podido fotografiar nadando junto a su madre un delfín mular que aún tenía los pliegues fetales en su cuerpo.

Unas semanas después el BDRI volvió a localizar ese mismo ejemplar, de apenas un metro de largo, y comprobó que estaba "en perfectas condiciones". Su madre, identificada como "G5", es una vieja conocida del equipo de investigación que dirige Bruno Díaz, donde con la Cemma se basan en la fotoidentificación para elaborar un censo de mamíferos marinos en las rías gallegas.

Ya en octubre pasado los investigadores del BDRI detectaron a la altura de Vilagarcía a un grupo de mulares compuesto por seis individuos entre los que se encontraban dos recién nacidos.

Algunos de esos "bebés" de delfín pueden ser los avistados en los últimos días en buen estado por el BDRI, que desarrolla un proyecto científico avalado por el Estado central que permite realizar un estrecho seguimiento de los mamíferos marinos en la costa gallega.

De este modo se supo del nacimiento de arroaces prácticamente cada verano. En el de 2016, por ejemplo, Bruno Díaz explicaba que en los meses previos se habían registrado nuevos partos, y aunque se desconocía el número exacto, calculaba que habrían nacido entre 5 y 7 crías.

Ya entonces el biólogo alertaba de que se detecta "una alta mortalidad infantil" y decía tener la certeza de la muerte de al menos cinco ejemplares en dos años.

Sea como fuere lo importante es que el BDRI tiene controladas o identificadas madres desde el año 2014, y esto permite hacer un estrecho seguimiento de esta especie.

Al tiempo que anima a la sociedad a "tomar conciencia de la importancia de estas aguas para la conservación de los mamíferos marinos", el director del BDRI resalta que además de ser una gran "despensa" para los delfines mulares, la ría de Arousa ejerce igualmente como una especie de "guardería" que muchas hembras de esta especie eligen para parir y adiestrar a sus crías.

Compartir el artículo

stats