Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El chorlitejo patinegro, que anida en la Reserva Ornitológica de O Grove, Ave del Año en España

La "píllara das dunas" se impuso al aguilucho cenizo y al alcaudón real en la votación impulsada a nivel nacional por SEO/BirdLife

Un pollo de chorlitejo recién anillado. // G. Ferreiro / SEO-BirdLife

Durante buena parte del periodo de votación permaneció en tercer lugar. Pero ayer, cuando se hizo el recuento, se comprobó que el chorlitejo patinegro ( Charadrius alexandrinus) se había convertido en Ave del Año 2019 en España, tras imponerse al alcaudón real y al aguilucho cenizo.

Ese es el resultado del concurso convocado por la Sociedad Española de Ornitología (SEO/BirdLife) para elegir a la especie protagonista de ejercicio, brindándole así la oportunidad de darse a conocer y mostrar a la sociedad los problemas a los que se enfrenta, que en el caso del chorlitejo son múltiples y variados, situando a la especie en situación crítica en Galicia.

Se trata de un pájaro limícola -y es el primero de este género que consigue la distinción de Ave del Año- conocido en la comunidad autónoma gallega como "píllara das dunas" y estrechamente ligado a la Reserva Ornitológica de O Grove, la mayor de las áreas protegidas que gestiona SEO/BirdLife en España.

En ese territorio se incluye, entre otros muchos espacios naturales privilegiados, la playa de A Lanzada, precisamente uno de los últimos refugios del noroeste peninsular para la cría de este nervioso y amenazado pájaro.

Sometido a un plan de protección con el que recuperar su población reproductora, impulsado por la Xunta, la Universidade de Santiago, ayuntamientos como O Grove y SEO/BirdLife, el chorlitejo adquiere ahora más protagonismo que nunca con el citado reconocimiento popular, mediante el cual se canalizarán acciones para mejorar su conservación y concienciar a la sociedad.

El primer paso es detallar las múltiples amenazas a las que está expuesto, tales como "el turismo masivo y algunas formas de ocio en las costas", pues "suponen una fuerte molestia para estas aves, en especial durante la temporada de cría".

Desde el grupo de acción de SEO en la provincia de Pontevedra ya se explicó en ocasiones anteriores que la práctica del kitesurf constituye una de esas amenazas, especialmente en zonas antaño usadas para la cría en O Grove, como sucede con la playa Mexilloeira.

También "la construcción descontrolada de nuestro litoral ha representado la destrucción de buena parte de sus hábitats", detallan los conservacionistas.

Y citan como "otra amenaza vinculada a la actividad humana" la limpieza mecánica de las playas, ya que este proceder, erradicado de A Lanzada gracias a la implicación del Concello de O Grove en el plan de preservación de la especie, "elimina los restos de algas marinas donde habitan los invertebrados de los que se alimenta el chorlitejo.

Eso sin olvidar que la "píllara" anida "a ras de suelo, entre pequeños rastrojos, matorrales bajos y ralos o restos de vegetación marina arrastrados por la marea, por lo que es fácil que al eliminar la vegetación o limpiar las playas se destruyan los nidos".

Asimismo, también se considera un problema "la presencia de gatos domésticos en semilibertad o perros sueltos", que se suman a los depredadores naturales del chorlitejo y pueden espantar a los adultos cuando anidan o bien comerse huevos y polluelos.

La escasez de agua en los humedales a causa de "la sobreexplotación de acuíferos o la apropiación de estas áreas para nuevos usos agrícolas" figura también entre las amenazas para esta especie que figura en el Libro Rojo de las Aves de España en la categoría de Vulnerable y en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial.

En definitiva, que el chorlitejo patinegro toma el relevo de la lechuza común y demás pájaros distinguidos como Ave del Año en las ediciones anteriores -nada menos que 29- y afronta de este modo unos meses en los que quiere ser protagonista de diferentes actividades con las que alertar de su declive y, sobre todo, concienciar a los usuarios de las playas de la necesidad de protegerlo.

Compartir el artículo

stats