Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La musealización del Castro Alobre, en punto muerto

La Diputación carece de novedades sobre los planes del Ministerio de Fomento

Una visita escolar organizada por el Ayuntamiento de Vilagarcía al Castro Alobre para promocionar el yacimiento. // Iñaki Abella

Una visita escolar organizada por el Ayuntamiento de Vilagarcía al Castro Alobre para promocionar el yacimiento. // Iñaki Abella

Nuevo freno a la recuperación del Castro Alobre. La Diputación ya ha concluido sus trabajos para poner en valor el yacimiento vilagarciano -excavación y consolidación-, pero falta por ejecutar la parte del Ministerio de Fomento.

El ente que preside Carmela Silva asegura "no tener novedades" sobre el proyecto de musealización que le corresponde llevar a cabo al Estado en los castros de la provincia de Pontevedra. Si bien la empresa contratada por Fomento ya estuvo trabajando sobre el terreno en la capital arousana y la intención era que el Alobre fuese uno de los primeros yacimientos en musealizarse, pasan los meses y continúa siendo una incógnita cuándo se acometerá el proyecto.

Estamos en pleno verano, con la afluencia de visitantes a la ciudad que ello conlleva, y el Castro Alobre todavía no ha podido completar su recuperación para abrirse al turismo.

Aparte de las intervenciones arqueológicas de la Diputación, el gobierno que preside Alberto Varela también se ha implicado en el Castro Alobre a través de distintas iniciativas de promoción, como por ejemplo las visitas escolares que permitieron a cientos de niños conocer el yacimiento y poder transmitirle la experiencia a sus familias, o el reciente "Folk no Alobre", organizado por Pés de Barro y apoyado por el Concello.

Actualmente cualquier persona que visite el Castro Alobre puede acercarse y ver las estructuras circulares descubiertas, así como algunos hallazgos que los expertos han dejado en superficie, como el hipocausto (una sala calefactada a modo de "suelo radiante" que se usaba en la época romana para baños y termas mediante una estructura de ladrillo) o parte del concheiro, así como la recreación de dos lareiras.

Pero no hay nada ni nadie que explique a los visitantes la historia del castro, ni paneles, ni guías, nada. Una carencia que quedaría solventada con la musealización de un yacimiento muy singular por, entre otras cosas, su ubicación en pleno corazón de Vilagarcía, por presentar piezas en un estado de conservación óptimo o por la gran cantidad de metales hallados (más de 250 en la primer fase de excavación). En total salieron a la luz más de 20.000 piezas.

Compartir el artículo

stats