Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los delfines varados en A Toxa estaban de caza y se despistaron

Los mamíferos marinos no forman parte de la población residente en la ría, de ahí que quedaran atrapados por la bajamar

Momento en que los delfines fueron rescatados. // Cemma

Los delfines que el martes quedaron varados en los bancos marisqueros de A Vía, entre A Toxa y O Grove, no forman parte de la población residente de la ría, de ahí que su desconocimiento de la zona les hiciera despistarse y caer en la trampa, a veces mortal, en la que se convierte la zona cuando la bajamar es pronunciada.

Así lo consideran en el Instituto para el Estudio de los Delfines Mulares (BDRI, por sus siglas en inglés), un centro con base en O Grove que se dedica a la investigación y formación en el estudio de la ecología y comportamiento de los cetáceos, tanto delfines como ballenas.

En este centro conocen bien a los delfines arousanos, de ahí que su director, Bruno Díaz, considere que lo sucedido a estos dos ejemplares -una madre y su cría- fue "un despiste". Sabe que "es una situación ya detectada en ocasiones anteriores en esta zona porque a veces los ejemplares se introducen en la ensenada, detrás de la isla, y cuando las mareas son acusadas, como sucedió estos días, pueden quedar atrapados debido a la bajamar, las intensas corrientes y el viento, sin olvidar que estos animales tratan de evitar el paso bajo los puentes".

A su juicio "fue un error de cálculo porque muy posiblemente no eran ejemplares residentes en la zona, y esto explica que estuvieran despistados y no conocieran el problema que plantea el entorno de A Toxa".

Afortunadamente "conseguimos arrastrarlos bajo el puente y dejarlos en libertad; se marcharon sin ningún problema porque aparentemente estaban en muy buenas condiciones", esgrimen en BDRI, que colaboró con la Coordinadora para el Estudio de los Mamíferos Marinos (Cemma) y numerosos voluntarios para salvar a los dos mamíferos marinos.

Compartir el artículo

stats