La actividad de este año en el Congreso de los Diputados ha sido un fiel reflejo de la tendencia a la polarización y fragmentación que se vio en las últimas elecciones generales. Con 16 partidos, la Cámara Baja es la más fragmentada de la democracia. De ahí que la tensión y la crispación en las intervenciones de los plenos hayan sido una constante a lo largo de los últimos meses. Por si fuera poco, la disensión se vislumbró en ocasiones entre los propios miembros del Gobierno, el primero de coalición desde la Segunda República.

Por no faltar, no faltó siquiera una moción de censura y la votación de leyes polémicas como la de Enseñanza o la de Eutanasia. También la renovación de algunas instituciones ha sido motivo de controversia: el Gobierno acusa al líder de la oposición, Pablo Casado, de bloquear la renovación del Consejo General del Poder Judicial, que lleva ya dos años caducado.

El año comenzó con la elección de Pedro Sánchez como presidente de un Ejecutivo formado por PSOE y Unidas Podemos, el primer gobierno de coalición en España desde la Segunda República y que no ha estado exento de marcadas diferencias entre ambos socios.

Como consecuencia de la pandemia de COVID-19, el Consejo de Ministros declaró el 13 de marzo el estado de alarma en todo el territorio español, por un periodo de quince días que se fue prorrogando en sucesivas votaciones. No faltaron las críticas al Ejecutivo por la forma de gestionar la crisis del coronavirus. Con la llegada de la segunda ola de la pandemia, el Gobierno aprobó el 25 de octubre otro real decreto que declaraba el estado de alarma. En esta ocasión se estableció que las autoridades delegadas serían los presidentes de las comunidades autónomas.

Gabriel Rufián muestra una foto durante un pleno. E. PARRA / E. PRESS

Moción de censura

El 29 de septiembre, Vox registró una moción de censura contra el presidente Sánchez con Santiago Abascal como candidato. La moción, que fue debatida y votada los días 21 y 22 de octubre, fue rechazada con 298 votos en contra y 52 votos a favor. Era la quinta moción de censura de la democracia, la cuarta en fracasar y la moción que menos apoyos reunió.

La moción provocó un distanciamiento entre el líder del PP Pablo Casado y el dirigente de Vox. La decisión de los populares de desmarcarse de Vox ya se había vislumbrado a mediados de agosto, cuando la dirección del PP decidido relevar a Cayetana Álvarez de Toledo como portavoz del Grupo Popular en el Congreso.

Un Congreso dividido y por la mínima (necesitaba mayoría absoluta) aprobó a mediados de noviembre la nueva ley de Educación, la Lomloe. La conocida como Ley Celaá contó con 177 votos a favor, 148 en contra y 17 abstenciones. No fue la única ley polémica aprobada este año en el Cámara Baja, pues hace diez días salió adelante la Ley de Eutanasia, con los votos en contra de PP, Vox y UPN.

Te puede interesar:

A principios de este mes de diciembre, el Congreso aprobó los Presupuestos del Gobierno de Pedro Sánchez con 188 votos a favor, una mayoría superior a la absoluta (176) y a la de su investidura.

El Senado aprueba definitivamente los Presupuestos Generales del Estado Agencia ATLAS / EFE