Cansancio crónico

¿Cómo vivir a los 40 años en cuerpos de 80?

El SFC es una enfermedad que causa una gran fatiga física y mental que no se alivia con descanso

13.05.2013 | 12:28
El Síndrome de Fatiga Crónica afecta más a mujeres.
El Síndrome de Fatiga Crónica afecta más a mujeres.

No hay registro de enfermos, pero se estima que el Síndrome de Fatiga Crónica (SFC) tiene una prevalencia de entre el 0,006 y el 3 %, una enfermedad infradiagnosticada que condiciona la vida de quienes la padecen y de su familia y que obliga a gente joven a vivir encerrada en cuerpos de ancianos.

"Los médicos te dicen que no te preocupes, que de esto no te mueres, pero vives con muy poca calidad", relata a Efe la presidenta de la Asociación de Afectados por el Síndrome de Fatiga Crónica, y por el Síndrome de Sensibilidad Química de la Comunidad de Madrid (SFCSQM), María López Matallana.

El SFC es una enfermedad que causa una gran fatiga física y mental que no se alivia con descanso y que produce un importante deterioro cognitivo. En la actualidad no existe un tratamiento que permita curarla y solo se tratan sus síntomas.

Este síndrome reduce la actividad del enfermo entre el 50 y el 80 por ciento con respecto a la que realizaba antes de enfermar y se considera que la calidad de vida de los afectados es peor que la de aquellas personas que padecen enfermedades como el VIH.

"Es una enfermedad que te rompe la vida. Yo era profesora universitaria, con una vida activa, con hijos, hacía excursiones los fines de semana... y de repente se te rompe todo y no puedes ni leer una novela", explica.

El SFC afecta cuatro veces más a mujeres que a hombres y la mayoría de los diagnosticados tienen entre 40 y 50 años. Es una enfermedad muy poco frecuente en niños, aunque se puede presentar en adolescentes.

López Matallana explica que lo primero que nota alguien afectado por este síndrome es un gran cansancio, "no puedes caminar y parece que te vas a quedar clavada en medio de la calle", y también existe una gran fatiga cognitiva.

Algunas personas tienen la sensación de llevar años cansados. "Algunos lo sitúan entre los 15 y los 20 años, siempre han estado muy cansados, veían que no podían salir igual que sus compañeros, hasta que la enfermedad, en un momento determinado, rompe y no puedes ni moverte".

Al acudir al médico estas personas explican que sienten mucha fatiga y que aunque duerman no descansan, empiezan a tener fallos de memoria y de concentración y dolores musculares y de cabeza muy fuertes.

Uno de los principales problemas para afrontar esta patología es la dificultad del diagnóstico, ya que los médicos -señala- lo que suelen hacer es descartar todas las enfermedades conocidas que provocan fatiga, como el cáncer, la hepatitis, o la tuberculosis, incluso la depresión.

Existen, sin embargo, pruebas médicas que facilitan el diagnóstico. Una de ellas es la que reconoce el deterioro neurocognitivo que afecta a determinadas áreas o exámenes que demuestran que hay una mala captación de oxígeno por parte de las células, lo que justifica el agotamiento muscular y que el corazón y el aparato digestivo vayan más despacio.

"La falta de conocimiento del cuadro clínico por parte de la gran mayoría de los médicos hace que sea una enfermedad infradiagnosticada y que cuando se descubra ya sea tarde y se encuentre en un grado más severo", lamenta.

El tratamiento es otro de los grandes problemas a los que se enfrentan los pacientes, ya que se basa en vitaminas y suplementos probióticos "que son carísimos". "El coste mensual oscila entre los 200 y los 600 euros", subraya.

Con motivo del Día Mundial de la Fibromialgia, del Síndrome de Fatiga Crónica, del Síndrome de Sensibilidad Química Múltiple y de la Electrosensibilidad, los afectados por estas patologías se concentran hoy en Madrid para reclamar que la investigación continúe y demandar una atención sanitaria pública de calidad.

"Reivindicamos la creación de centros de referencia con especialistas, -en la actualidad solo hay dos en Barcelona- y la formación de médicos para un buen diagnóstico", indica.

Además, piden el reconocimiento del carácter incapacitante de estas enfermedades en el ámbito laboral y la actualización de los baremos de evaluación.

Según denuncia la Asociación, "la sanidad pública no realiza las pruebas necesarias para graduar la gravedad de los pacientes y poder así establecer la discapacidad o incapacidad laboral. Esta situación provoca que los despidos sean comunes y comporta el deterioro de los enfermos, que intentan mantenerse en su puesto de trabajo con gran sufrimiento a causa de la enfermedad".

Otra de las demandas son los acompañamientos por parte de voluntarios para ir al médico o realizar gestiones que los enfermos no pueden llevar a cabo.

Salud

En verano aumenta la posibilidad de contraer una otitis.
Consejos para prevenir la otitis del nadador

Consejos para prevenir la otitis del nadador

Las personas que padecen dermatitis o que generan tapones de cera suelen sufrir este dolor de oídos

Todo lo que debes saber sobre la caducidad de los alimentos

Todo lo que debes saber sobre la caducidad de los alimentos

Se fija hasta que un alimento se puede consumir de forma segura, siempre que se sigan las...

Los riesgos de practicar sexo bajo el agua

Los riesgos de practicar sexo bajo el agua

Las relaciones sexuales en el agua tienen su erótica pero pueden provocar irritaciones y sequedad

¿Cómo actuar ante una quemadura solar?

¿Cómo actuar ante una quemadura solar?

Hidratar mucho, no tirar de la piel y usar ropa suave son algunas de las pautas que te ayudarán

Cinco consejos para evitar marearte en el coche

Cinco consejos para evitar marearte en el coche

Mantener una postura erguida o no fijar la vista en un punto son varias de las recomendaciones

¿Qué medidas tomar ante un corte de digestión?

¿Qué medidas tomar ante un corte de digestión?

Un choque térmico en el agua puede producir desmayos o un paro cardiaco

Enlaces recomendados: Premios Cine