Paraíso fiscal... y también natural

Las Islas Vírgenes Británicas, tan presentes en los "papeles de Panamá", son refugio de ricos y famosos

24.04.2016 | 02:32
La bahía de Jost Van Dyke, cuyo nombre proviene de un famoso corsario.

Son un paraíso fiscal y también lo más cercano al edén que puede encontrarse en la tierra. Las Islas Vírgenes Británicas (BVI, por sus siglas en inglés) resuenan en todo el mundo por acoger numerosas sociedades que aparecen en los "papeles de Panamá". La realidad es que desde hace años se han convertido en refugio y morada de millonarios y famosos.

Algunos, como el megarrico sir Richard Branson o el no menos adinerado cofundador de Google Lawrence "Larry" Page, son propietarios de algunas islas del archipiélago, ubicado en el canal de Francis Drake, al este de Puerto Rico, en aguas del mar Caribe.

Están a pocos kilómetros de sus hermanas, las Vírgenes americanas y las puertorriqueñas, pero, a diferencia de ellas, las sesenta islas, islotes y cayos han preservado una naturaleza exuberante con construcciones exquisitas que nunca pueden superar la altura de una palmera.

Quien busque resorts de todo incluido o tiendas de precios bajos haría mejor en irse a otro lugar. La biodiversidad de la vida marina es comparable solo con el Amazonas. También están consideradas el mejor lugar del planeta para hacer vela. Las más importantes son Tórtola, Virgen Gorda, Jost Van Dyke, Anegada, Peter Island y Salt Island. Salvo Anegada, de origen coralino y rodeada del tercer arrecife de coral más grande del Caribe, las demás son de terreno montañoso y origen volcánico.

Tórtola está rodeada de bahías de playas blancas y aguas turquesas, de esas que salen en los anuncios. Virgen Gorda, bautizada así porque a Cristóbal Colón, su descubridor, su figura le recordó a la de una mujer recostada, destaca por sus clubes de yachting privados y playas desiertas. España colonizó las islas a principios del siglo XVI, para extraer el cobre de Virgen Gorda. Más tarde llegaron los holandeses y los ingleses, que se quedaron para siempre. La mayor atracción de Virgen Gorda es The Baths, una zona de grandes rocas graníticas poblada de cuevas y piscinas naturales de agua salada.

La que copa más titulares es Necker Island, propiedad del excéntrico megamillonario británico Richard Branson, dueño de Virgin Group (que debe su nombre a las islas) y también propietario de Isla Mosquito.

Branson alquila sus lujosos terrenos y recibe a glamurosos invitados, como el matrimonio formado por David y Victoria Beckham y estrellas como la actriz Kate Winslet. Por cierto, una de las visitas de la protagonista de Titanic pasó a la posteridad al rescatar de las llamas de un pavoroso incendio a la madre de Branson, de 90 años.

El expresidente de los Estados Unidos Jimmy Carter y el exsecretario general de la ONU Kofi Annan son otros ilustres huéspedes que gozan de las maravillas de Necker. El multimillonario disfruta de su paraíso ¬terrenal y confiesa que le encanta tumbarse en su hamaca y mirar las constelaciones.

El actor estadounidense Morgan Freeman, nacido en Memphis, Tennessee, en 1937, ha residido en las BVI muchos años. Mantiene varias propiedades en Virgen Gorda y es fácil verle zarpar o atracar en su bote de vela en el Virgin Gorda Yacht Harbor. Freeman frecuenta locales muy conocidos, como el restaurante VG's Bath and Turtle. Larry Page, natural de Míchigan, también ha sucumbido al encanto intacto del Caribe más exclusivo, compró la isla Eustacia y escogió Necker para casarse en 2007.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine