13 de diciembre de 2016
13.12.2016
Un juicio celebrado con jurado popular

La defensa del acusado de acuchillar a su expareja en Pontesampaio alega "ofuscación"

-Asegura que Antonio Lusquiños actuó bajo la influencia de un trastorno psiquiátrico -"Me cegué", aseguró él tras volver a confesar en el juicio: "Se me fue de las manos"

13.12.2016 | 02:11
El acusado, Juan Antonio Lusquiños, ayer, durante la vista oral. // G.Santos

¿Fue un homicidio, como sostiene la defensa, o por el contrario estamos ante un asesinato con alevosía como defiende la Fiscalía y la acusación popular que ejerce la Xunta de Galicia? Rosalina Carrera, fiscal especializada en violencia de género, ya advirtió al jurado de que esta será la principal cuestión que tendrán que dilucidar a la hora de dictar veredicto en el juicio por el conocido como crimen de Pontesampaio, que comenzó ayer en la Audiencia de Pontevedra. En el banquillo se sienta Juan Antonio Lusquiños Bustelo, vecino de Soutomaior, quien ayer reconoció de nuevo que fué él quien acabó con la vida a cuchilladas de su expareja, la vecina de Pontesampaio Concepción Reguera Peón, quien entonces tenía 37 años de edad. Unos hechos que se produjeron el 24 de octubre de 2015. No obstante, la defensa del acusado sostiene que Lusquiños actuó con sus facultades mentales afectadas por "el arrebato y la ofuscación", influido por una "profunda depresión" y un supuesto trastorno psiquiátrico que padecía, según dice, como consecuencia de la ruptura de la relación sentimental entre ambos por parte de la víctima, Concepción Reguera, unos tres meses antes de los hechos.

Lusquiños Bustelo reconoció que aquella madrugada sintió la "necesidad" de ver a su expareja tras contemplar su coche aparcado ante la casa de unos amigos en Arcade. Recorrió a pie los más de cuatro kilómetros que separan su casa de la de Concepción Reguera en Pontesampaio y la esperó en la calle. Cuando finalmente llegó asegura que fue ella quien lo invitó a subirse al coche que conducía, propiedad de la madre de la víctima. "Vente anda que te llevo a casa", asegura que le dijo ella. No obstante, a los pocos metros, en el cruce hacia Acevedo, afirma que ella aparcó el coche para hablar. Reconoce que se inició una discusión entre ambos en el interior del vehículo y que, ante los nervios que él sentía, sacó una navaja "que llevaba encima siempre" con el objetivo de liar un porro. Una navaja que luego precisó a preguntas del jurado que tendría unos 10 centímetros de hoja. Un arma homicida que luego el acusado tiró en el monte y que nunca llegó a aparecer.

Juan Antonio Lusquiños continuó relatando que aquella discusión en el coche "subió más y más el tono" y que la víctima le llegó a dar una bofetada. Lusquiños reconoce que entonces la acuchilló varias veces con la navaja, primero dentro del coche, y cuando ella logró salir, él la siguió por la puerta del conductor y volvió a clavarle el arma también fuera del vehículo. "Se me fue de las manos", dijo a la fiscal. No pudo precisar ni cuántas puñaladas asestó a su expareja ni en qué partes del cuerpo. "Me cegué" añadió. Los forenses, según el escrito de acusación de la Fiscalía, detectaron hasta 20 heridas de arma blanca, tres de ellas mortales de necesidad. La defensa reconoce el delito de homicidio y pide que se le imponga una pena de diez años de cárcel. Tanto la Fiscalía como la Xunta solicitan 20 años por asesinato y otros 25 de alejamiento con respecto al municipio de Pontevedra.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Calendario laboral y escolar 2017/2018

Calendario laboral 2018 en Galicia

Calendario Laboral 2018 en Galicia

Aquí tienes a tú disposición todos los días festivos en  Vigo y en Galicia , así como el Calendario escolar 2017/2018 .

 

 
Enlaces recomendados: Premios Cine