A merced del viento

Sobrevolamos Mondariz en globo para deleitarnos con las increíbles vistas y vivir una aventura con un aterrizaje inesperado

11.09.2016 | 11:06


VÍDEO | Farodevigo.es se sube a la aeronave de Vigo Globo. // GoPro, Alfonso Lubián

Un gigante aerostático despunta en el horizonte poco después del amanecer. Su silueta se recorta en el cielo, sobre los árboles, cada vez a mayor altura, mientras las sombras se encogen hasta disiparse. El paisaje gana en belleza según se asciende en el cielo y, pese a la sensación de vulnerabilidad, el viaje es de lo más plácido.

Farodevigo.es se sube a la aeronave de Vigo Globo para surcar el cielo sobre Mondariz. En nuestro viaje, dirigido por el experimentado piloto y fotógrafo Alfonso Lubián, sobrevolamos Mondariz y Mondariz-Balneario. Desde la bóveda celeste se atisban los campos labrados, las copas de los árboles, las carreteras, los cascos urbanos, el balneario y la silueta del Tea, que cruza serpenteante ambos núcleos de población.

Al ver el globo flotando en el aire, uno se olvida de los más de 300 kilos que pesa entre vela, quemador y barquilla. "La navegación se articula por capas", explica Alfonso Lubián. Estas permiten ascender o descender y determinar una dirección, pero hay una incógnita que marca cada vuelo: ¿Dónde aterrizaremos hoy? "Puedes destinar el lugar donde quieres bajar, establecer una dirección, pero no puedes preeverlo. Es el misterio del globo", relata el piloto. Cuando se dispone a volar, su voluntad queda a merced del viento.


VÍDEO | Un vuelo que acabó en el lugar más insospechado.  // GoPro, Alfonso Lubián

La incertidumbre del punto de aterrizaje da más emoción al vuelo. Al nerviosismo del despegue se contrapone la placidez del viaje. "Al principio estaba un poco nerviosa, pero después muy bien", se sincera la pequeña Emma, la pasajera más joven. "Está muy chulo. Las vistas son preciosas", añade a continuación, contenta con la experiencia.

"É sorprendente como se pode voar con esta estabilidade", destaca Javier Vázquez, otro viajero. "É como ir en avión pero máis despacio e máis sentido", describe. 

Las sorpresas no solo se limitan a los seis pasajeros que caben en la barquilla más el piloto. Uno puede estar tranquilamente en su casa y salir a la ventana a saludar a un globo que, de repente, aterriza en su jardín. Es el caso de Pablo Cuevas, que estaba con sus hijos cuando oyeron el ruido del quemador y se asomaron a ver qué ocurría. "Saín, xa vin que querían baixar e axudeilles", relata. Él, su mujer y sus hijos convirtieron el jardín de su vivienda en una improvisada pista de aterrizaje. "Foi unha sorpresa moi chula", sentencia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Cultura

Una de las obras
Manuel Vázquez Alemán expone en casa

Manuel Vázquez Alemán expone en casa

El pintor compostelano exhibe en la Fundación Araguaney-Puente de Culturas una veintena de...

´UnReal´, la parodia definitiva de los ´reality-shows´

´UnReal´, la parodia definitiva de los ´reality-shows´

Esta serie demuestra las miserias y las mentiras detrás de este tipo de programas

Recetas de mar con mucho talento

Recetas de mar con mucho talento

La conserveira Pereira edita su tradicional recetario de cocina con productos del mar, que este...

Dos futbolistas, carteros del amor

Dos futbolistas, carteros del amor

Un vigués y un ourensano recaudan fondos a través de internet para editar un libro con historias...

Homenaxe a unha vida entregado á música

Homenaxe a unha vida entregado á música

O artesán, investigador e músico galego presenta mañá en Vigo a obra que recopila traxectoria e...

Así suena ´Blue & Lonesome´, lo nuevo de The Rolling Stones

Así suena ´Blue & Lonesome´, lo nuevo de The Rolling Stones

La legendaria banda británica publica su primer disco de estudio en más de una década

 
Enlaces recomendados: Premios Cine