Luis Manjarrés: "El góspel te toca el alma como un piano, las teclas más tristes y las más alegres"

El creador del festival presenta la actuación en Vigo del coro Voices of Jubilation

25.11.2015 | 04:55
Luis Manjarrés, ayer en Vigo. // R. Grobas

Hablar del góspel en España es hablar de Luis Manjarrés. Tras 25 años trabajando por la difusión de este género musical en el país, no ha perdido la emoción al hablar de él. "Te toca el alma como si fuera un piano y te toca todas las teclas, desde las más agudas a las más graves, desde las más alegres a las más tristes", explica. El director artístico del festival Los Grandes del Góspel, que celebra su tercera edición en Vigo el 21 de diciembre, presenta a uno de los mejores coros del mundo: Voices of Jubilation.

-¿Qué depara esta edición del festival?

-El grupo es Voices of Jubilation, que presentan Singing Gospel Christmas for Ray Charles, que es un concierto que ellos hacían con Ray Charles. No va a ser igual, pero sí tiene muchos puntos de contactos. Tampoco es un espectáculo de grandes éxitos del músico, sino el concierto de Navidad que hicieron con él.

- Y el coro del Colegio de abogados de Vigo también participa.

-Sí, esto es algo que hacemos siempre que tenemos la oportunidad, el utilizar el coro que haya presente en la localidad.

-¿Qué repertorio se puede esperar el público?

-La base son canciones de gospel, como Oh happy day, y canciones de Navidad, como Merry Christmas. El público de Vigo reconocerá muchas de ellas.

-El festival no ha parado de crecer, ¿cómo lo consigue?

-Yo empecé de forma muy modesta. La primera gira que hice fue con el grupo Fairfield Four en el año 91, todos pasaban de los 70. Primero lo haces porque te gusta y crees que puede funcionar, pero lo que nunca pensé es que funcionara de una forma tan extraordinaria. La clave del crecimiento ha estado realmente en el tipo de artistas que tenemos. Hay una forma de medir el éxito del concierto de una manera muy objetivo que es contar cuántos discos han vendido al final del concierto. Hay corales que son máquinas de vender, por ejemplo en el auditorio Manuel de Falla de Granada, que tiene 1.350 localidades, la coral Mississippi Mass Choir vendió 500 discos. Eso quiere decir que si quieres puedes robarles la cartera. Entonces, realmente lo que explica el éxito del genero es la emotividad, lo bello que hacen las cosas o, como decía Stevie Wonder, la razón está muy clara es feeling, freedom and fun, sentimiento, libertad y diversión, que es lo que quiere la gente.

-Sin embargo, en España no hay tradición de música góspel.

-No, pero sí hay tradición ahora mismo de espectáculo góspel, son dos cosas distintas. Lo que para las comunidades negras de Estados Unidos forman parte de su cultura, de su sociedad y de su vida, para nosotros es algo que llega en Navidad y que se hace en teatros y auditorios. Forma parte de un espectáculo y desde ese punto de vista sí hay ya una tradición.

-¿A qué cree que se debe este carácter estacional? ¿Por qué siempre llega en Navidad?

-Se dan varios factores. Uno es cultural: en principio el góspel es una música que se identifica con la religión de los negros americanos y el componente religioso de la Navidad no hace falta subrayarlo. Pesa además otro factor como el familiar, este es un género donde van mucho las familias, se juntan tres generaciones y esta reunión se produce mucho más en Navidad. También un factor de mercado, esto no es música pop, no puedes estar haciendo giras habitualmente. La experiencia te indica que diciembre es el mes.

-¿Que sea estacional limita su difusión?

-Lo limita pero también le da una enorme fuerza. Cuando funcionas como las gaseosa realmente ocupas mucho espacio pero nunca marcas impronta. Y en este caso el hecho de concentrarse en un periodo muy determinado del año lo favorece, entre otras cosas porque la atención mediática. Es el público quien decide cuándo puedes hacer las cosas.

-¿Cómo acoge el público este estilo?

-Fantásticamente bien, porque sino no estaríamos aquí. Aquí en Galicia tenemos una muy buena respuesta del público. En el conjunto de España hay ciudades como San Sebastián donde hemos llegado a vender 9.000 tiques, Gijón 3.000. En Madrid vamos por la edición número 21 y hacemos siete días.

-¿Cómo vaticina el futuro del festival?

-Es curioso porque para nosotros ha sido un periodo de consolidación y crecimiento en estos años tan difíciles. Este es el primer año que contamos con un patrocinador, en otras ciudades, no en Vigo, pero confío en que lo tengamos el año que viene. Igualmente, es el público el que nos ha mantenido con las entradas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine