EN CANAL //

¡Qué tarde de mierda!

22.07.2017 | 05:11

"¡Qué tarde de mierda!", dijo Mila Ximénez el otro día en "Sálvame". Es algo que no debería ser noticia. "Sálvame" es un programa de tarde que convierte cualquier tarde en una tarde de mierda. Lo evidente nunca es noticia. Cualquiera que se pase las tardes de tertuliano, presentador o director en "Sálvame", trabajando con una cámara en el plató, gestionando los aplausos del público, sobreimpresionando cartelitos con lo que último que se acaba de decir, ecualizando el sonido, ajustando la iluminación, atendiendo la centralita telefónica a la espera de que alguien llame al teléfono de aludidos, o viendo el programa desde su casa habrá dicho miles de veces lo mismo: "¡Qué tarde de mierda!". Solo que ahora, además, pudimos oírlo. Un micro abierto en un descuido nos hizo ese servicio. Los riesgos del directo de los que tanto se habla esta vez fueron para bien. Luz y taquígrafos para mostrar la verdad. "¡Qué tarde de mierda!". Eso es lo que hay, amigos.

Estando como estamos de acuerdo con Mila -como no puede ser de otra manera-, nos queda saber cómo llegó al exabrupto. Puede que en el momento en que abrió la boca estuvieran concurriendo en el programa una serie de circunstancias penosas, fallos o errores que, sumados, llevaron a la señora a la conclusión de que el programa de esa tarde resultaba ser una mierda. Una forma de proceder sensata que todos utilizamos cuando nos encontramos ante una situación nueva que no conocemos y tenemos que formar un juicio sobre ella. Pero, no me fastidien, este no es el caso. Una emisión de "Sálvame" no es una situación nueva. Todos sabemos lo que allí hay. No es necesario conocer con detalle lo que está ocurriendo en la emisión concreta de un día determinado para tener un juicio cabal sobre lo que allí está sucediendo. No hace falta saber que en el momento en que el micrófono de Mila queda abierto, un reportero entrevista a una mujer que, de espaldas, cuenta qué ocurre en el interior de una clínica de salud mental en la que está ingresada la mujer de Jesulín de Ubrique. Sin necesidad de conocer ese dato mezquino, cualquier persona de bien sabe que esa tarde de "Sálvame" es, como todas las tardes de "Sálvame", una tarde de mierda.

www.antoniorico.es

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Suscriptor | Opinión

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

PEDRO DE SILVA

El dolor no nos debe hacer ingenuos

Quien suponga que las respuestas y reacciones ante los criminales...

 
 

JOAQUÍN RÁBAGO

Barcelona, ciudad abierta

Todo lo que la capital catalana tiene y debe conservar

 
 

EDUARDO JORDÁ

Lo que haremos las buenas personas

Comportamientos previsibles que siguen a todo golpe del terrorismo

 
 

CAMILO JOSÉ CELA CONDE

Libros sobrevalorados

Un escritor joven, muy prolífico en las redes sociales, ha sacado la lista de diez obras...

 
 
Enlaces recomendados: Premios Cine