Emmanuel, "el Dios que está con nosotros"

Tal parece que Europa hubiera esperado desde hace décadas la venida de Macron

26.06.2017 | 01:24
Emmanuel, "el Dios que está con nosotros"

En la entrevista "del renacimiento", como ya se la conoce, Macron se dejó escrutar el pasado jueves por ocho grandes diarios europeos, privilegiando su perfil de estadista joven y entusiasta, pero que está al cabo de todo lo importante que sucede en el mundo: la guerra siria, el ladino Putin, la UE y su crisis, Trump y el clima... Quizá hubiera sido conveniente que además dijera algo sobre los cuatro ministros que se le habían caído del Gobierno en los días precedentes, tres por el desvío de fondos de la Eurocámara al partido centrista MoDem, aliado suyo, y otro por sospechas de nepotismo.

Se ha sugerido, no sin razón, que la imperial comparecencia macroniana guarda inmarcesibles similitudes con las ruedas de prensa sin preguntas o a través de plasma tan del gusto de Rajoy. Y

a juzgar por lo leído en la citada "interview" y en artículos publicados tras la primera rueda de prensa conjunta con Merkel, el viernes, da la impresión de que el Viejo Continente estaba esperando la venida de Emmanuel Macron desde hace décadas. Y que, al menos por ahora, piensa tragar con todo lo que diga (o deje de decir), con tal de que lo diga con la lengua ardorosa del tribuno.

La UE tiene tantas ganas de renacer que corre el riesgo de hacerlo en falso, o seducida sólo por la oratoria. El fervor europeísta del joven presidente de la República se ha contagiado rápidamente a los analistas de frases, y como las frases no salen de la boca de un zopenco, sino de un fino destilado de la élite francesa, están todos a punto de expurgar la palabra "zozobra" del diccionario. Lo que más les arrebata es que Macron va a gobernar sin oposición ninguna, salvo la de la calle, porque su equipo de demolición ha podido con todos: socialistas, ultras, derechistas ya partidos en dos...

De tal forma que quien ha puesto en fuga al populismo en Francia puede caer fácilmente en el ordeno y mando, pero revestido con los hábitos del demócrata limpérrimo. Uno, por ejemplo, que ya cree necesario incorporar al derecho común algunas de las medidas extraordinarias que autoriza a tomar el estado de emergencia, vigente en el país desde noviembre de 2015. Uno con el que la abstención, prueba de fuego del interés ciudadano por la política, alcanzó el récord del 57% en la segunda vuelta de las legislativas, las de su coronación.

La combinación de ambos factores -desinterés por la democracia representativa y medidas excepcionales insertas en la ley corriente- no es tranquilizadora. Pero es comprensible el interés que el individuo despierta dentro y fuera de Francia; su venida no fue anunciada, mas se le esperaba; no en vano su nombre de pila -nunca mejor dicho- quiere decir: "El Dios que está con nosotros". Era inevitable que todos nos acercáramos a él: niños, adultos, sátrapas...

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Suscriptor | Opinión

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

JAVIER SÁNCHEZ DE DIOS

La imagen

Probablemente, lo peor de lo que ha ocurrido estos días con el overbooking de visitantes a las...

 
 

Cánovas, Rodrigo, Adolfo y...

Mi amigo Paco García, que vive en Gijón dedicado a altos menesteres...

 
 

ANXEL VENCE

Maridos de la muerte

Enamorados de la muerte ajena e incluso de la suya, los soldados de la Guerra Santa acaban de...

 
 

FERNANDO SCHWARTZ

El horror

La naturaleza de la mezquindad humana

 
 

PEDRO DE SILVA

En la inopia, me temo

¿Estaremos en guerra? Veo la foto de dos soldados libaneses en lucha contra el ISIS...

 
 

FRANCISCO SOSA WAGNER

Sexismo en la música

El regreso de la censura en los bailes de verano

 
 
Enlaces recomendados: Premios Cine