21 de abril de 2017
21.04.2017

Lucha por los avales

21.04.2017 | 02:15
Lucha por los avales

El PSOE andaluz se marca el objetivo de conseguir 20.000 avales para Susana Díaz. Aquí habría que preguntarse como Jardiel sobre las vírgenes: ¿pero hubo alguna vez 20.000 avalistas? Pues sí, si que los hubo. De hecho, cuando a Susana Díaz se le puso entre ceja y ceja que el mejor era Pedro Sánchez, ordenó coger avales por tierra, bar y aire y logró 41.000.

Ustedes lo recordarán, esos paquetones llenos de avales que cargaban por la calle Ferraz con alegre resignación militante notorios entusiastas del tándem Sánchez-Susana, a los que luego se les quebró el tándem, el corazón y tal vez la lealtad. Qué habrá sido de esas carretillas. Qué hace un aval cuándo nadie lo ve. A qué dedica el tiempo libre ¿el avalista nace o se hace?, ¿vale más aval en mano que pájaro volando?, ¿volarán los avales?

Bueno, pues ese es el gran reto susanístico, conseguir más. Más de 41.000 avales. Abrumar. Avasallar. Decir aquí estoy yo. No, mejor, decir, aquí están mis avales. "Dadme la mayoría absoluta y os daré una España grande", decía desde un cartelón de la Puerta del Sol Gil Robles en la República. Dadme un avalazo y os daré un PSOE grande, podría decir Susana Díaz, que inicia un periplo que daría dolor de cabeza al mejor agente de viaje, dado que va a recorrer kilómetros y kilómetros de España, incluida Cataluña, pieza clave. No es plan de que la gran mayoría de avales sean blanquiverdes, o sea, del socialismo andaluz.

Con todo, la primera batalla va a ser la del censo. Los socialistas siempre se han preguntado quiénes somos, dónde vamos y de dónde venimos. Pero cuando hay primarias se preguntan: cuántos somos. No lo sabe ni Dios y los que podrían adivinarlo (los que tienen la lista de militantes) dudan sobre quiénes pueden o no votar, dado que para hacerlo hay que estar al día de las cuotas. En fin, no hay que olvidar que protestar por no tener el censo es parte necesaria del guión con el que comienzan todas las primarias. Tener más avales no es tener más votos, pero sí es cierto que mear al rival siempre deja acojonado al rival. Sánchez dice que es seguro que tendrá más votos que avales y que dar el aval a alguien no significa votarlo luego. Luego está Patxi López, que es una suerte de tercera vía. O sea, aspira a una tercera vida. Política. López es un tranquilón que genera simpatías, un buen tipo que no te va a quitar la toalla de la hamaca para tumbarse él. Bueno, entre otras cosas porque casi nunca le ha faltado hamaca. Comienza la carrera y comienza la caza del avalista, animal mitológico el resto del año, ignorado y que nadie sabe dónde va.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Suscriptor | Opinión

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ANTONIO TOURIÑO

Números amigos en contra de O Salnés

Resulta que ahora una buena gestión pasa por cerrar la tercera...

 
 

FEDERICO MARTINÓN SÁNCHEZ

La dualidad y la plurinacionalidad española

Cuando uno lee y relee los escritos de notables autores...

 
 

POR RAFAEL L. TORRE

Los circos que llegaron en trenes

El francés Zoo Circus en 1927 y el alemán Carl Hagenbeck en 1934...

 
 

JULIO SANTOS PENA

´Patata caliente´ para María Ramallo

Pinga Pinga La carrera "Pinga-Pinga" se va a convertir en...

 
 

ISABEL VICENTE

El fin del mundo

Aquí seguimos. El planeta Nibiru no chocó ayer contra nosotros -tal como predijo...

 
 

JOAQUÍN RÁBAGO

Juventud alemana

Me han parecido extremadamente interesantes las reflexiones de un joven estadounidense que vive...

 
 
Enlaces recomendados: Premios Cine