A ver, Sheila Patricia, cariño

06.05.2016 | 04:55
Los chavales del Amanecer. Estos que veis ya están ahora creciditos porque eran el equipo infantil del Amanecer de Coia, que posan en el antiguo Campo del Rey en el año 1963. De pie, de izda. a dcha., Juanito, Gabino, Cambeiro, J. Antonio, Nando, Calé y el presidente, Monroy; agachados, Ñoño, Sindo Ribera, Tante, Félix Carnero (qué sabía él de su futuro) y Saro. ¡Qué tiempos aquellos!

Me levanté oyendo a Sheila Patricia (entiéndase que en YouTube) porque actuará hoy en Vigo, a las 10 de la noche, en el café Uf de la calle Placer. Sheila es una cantante y compositora de dulce voz a la que prácticamente vi nacer a este mundo, hija de Héctor Findell, a quien yo conocí como fino cantautor no digo hace cuanto pero muy de noche. Es una luchadora porque este es un momento difícil para la música en que sus profesionales tienen que darlo todo sin ninguna cobertura discográfica pero ella pelea, va de aquí para allá, del festival de Cosquin en Argentina hasta el de cantautores de Burgos. Llega de Madrid donde vive y prepara un disco, "El camino de los sueños" , y aterrizará hoy en Vigo, su tierra, para una noche de música entre fados, versiones de grandes artistas o temas propios.

Ahí en la calle cortada

Sheila canta y Guillermo también pero mientras cocina. Hacía tiempo que no visitaba a mi amigo Guillermo Herrero y a su Fina en su "sancta santorum" culinario, ahí en la cortada calle Caños, junto al teatro Afundación. O sea al Xantana. Me fui a comer allí el otro día con Amparo Villar, Rafa Moreno y una rubia que le dijo a su novio que iba a otra parte y que nos invitaba para celebrar que por fin iba a dejarlo o algo así. No pedidme su nombre, no vaya a ser que se haya echado atrás. Comimos a gustito unas croquetitas variadas (queso de cabra, vegetales...), un kubak (algo así como arroz inflado como base de langostinos y una salsa especiada), unas miniempanadas rellenas de rabo de toro estofado con espuma de patata, y unas deliciosas entrañas de ternera, todo con un Somontano servido en jarras, como bebíamos en las tabernas del Siglo de Oro. A gustito, sí.

Qué mercado el del Progreso

Aún no hablamos aquí del mercado del Progreso que ha quedado fetén ahora que lo han inaugurado, aunque a lo mejor hay gente que añora la vieja estructura. Ciertamente, lograron lo que pretendían sus nuevos diseñadores: un ambiente más cálido, con espacios con vistas, con buena luz natural y artificial, con materiales de construcción agradables y con aire fresco y sano. Nada tiene que ver con aquel diseño de Palacios inaugurado en 1908 ni el que se construyó en su lugar en 1975, ni falta que hace, pero han conseguido mantener ese aire de plaza de abastos aunque adaptada a los nuevos tiempos. A ver, Lila Fernández, charcutera nuestra, ¿estás ya contenta tras tanta desesperante espera?

Yago, los nuevos escenarios

Unos cuantos locales han florecido en Vigo comandados por gente joven que los convierte en activos escenarios, y uno de ellos en la empinada calle Manuel Núñez es el Sherwood que abrió Yago Faro hace unas semanas. Yago quiere programar todas las semanas teatro, ilusionismo, cuentacuentos, sketches, monólogos... Ya os aviso que viene desde Santiago para actuar mañana a las once y media de la noche (3 euros) Anton Coucheiro y me cuenta Yago que este monologuista se desdobla para dialogar con sus "alter ego". A ver ¿somos muchas personalidades habitando un solo cuerpo? De eso va a tratar la actuación de Coucheiro, y a fe que parece atractiva la propuesta.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine