La llamita portátil

25.04.2014 | 01:41

Aparte de supuestos efectos nocivos, el problema para el futuro del cigarrillo electrónico es que no tiene luz. Un cigarrillo es básicamente tres cosas: un palito, un humito y una lumbre. El palito es un trapecio en el que nos columpiamos; con el humo nos colocamos; con la luz nos situamos. Una lumbre es un punto encendido en el universo, una estrella de ínfima magnitud, un remedo portátil del fuego del hogar que nos acompaña desde millones de años. Aquella escena final de "El tercer hombre", en la que se ve solo la brasa del cigarrillo del huidizo Welles, en la oscuridad. El móvil, en cierto modo, ha sustituido al cigarrillo, como asidero encendido de los cuerpos. Desde la ventana veo a alguien paseando al perro por el parque, de noche, con un cigarrillo en la mano, hasta que caigo en que la lucecita es un móvil. El cigarrillo electrónico es híbrido de cigarrillo y móvil, pero sin luz.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine