En una húmeda ciudad del Norte

04.04.2014 | 01:31

Pocos debates, de los que inundan los diarios, tenían el calado y la hondura políticos del que dividía a los partidarios de las nutrias depredadoras y a los partidarios de los patos domésticos que aquellas devoraban en el estanque del parque urbano. Los segundos decían que las aves llevaban en el lugar 70 años, desde que se creara el parque, y los primeros apelaban a los derechos ancestrales de las nutrias, antiguas pobladoras del humedal que había en aquel lugar desde miles de años. Allí combatían la ecología y la urbanidad, la prehistoria del sitio y su historia reciente, la voluntad de la naturaleza y la de su dominador (Génesis, 1:28), y hasta el paganismo y la civilización mosaica. Ni siquiera cabía apelar al derecho a decidir, pues no había censo de nutrias, el de los patos venía muy mermado por las defunciones y ni unas ni otros tenían reconocido todavía el derecho al voto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Suscriptor | Opinión

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Consecuencias de la falta de aparcamiento

El concejal del PSOE de Cangas, Alfredo Iglesias, no llegó al minuto...

 
 

Alea jacta est, Roma!

YO ROMA, ROMA MÚSICA. Anoche estuve escuchando a la tuna en la Plaza Mayor de Salamanca, pero...

 
 

DANIEL CAPÓ

9 de agosto de 1942

Una regla universal nos dice que, casi en cualquier ámbito, las personas excepcionales son...

 
 

EUGENIO FUENTES

Tácticas nuevas para viejas redes

Los atentados por atropello o apuñalamiento no se inventaron en Niza...

 
 

J.M.EGUILETA*

As pontes sobre o río Miño

A historia dun territorio ten moito que ver coa das súas pontes. Iso lle contaba ao equipo da...

 
 

JOSÉ MARÍA PÉREZ ÁLVAREZ (CHESI)

Veranos

Para Luis Rebolledo El verano es un buen tiempo para recuperar la medida del mundo, salvo que...

 
 
Enlaces recomendados: Premios Cine