Fructífera convivencia

MANUEL TORRES

15.08.2013 | 09:37

Hoy 15 de agosto se cumplen setenta años de la inauguración de la Escuela Naval Militar en nuestra villa, al haber sido trasladada desde San Fernando a la ría de Marín por iniciativa personal del Ministro de Marina el almirante don Salvador Moreno, gran amante de nuestra villa, en reñida disputa con otras ciudades españolas como Barcelona, Bilbao, Vigo etcétera. Setenta años que supone la más larga etapa de permanencia del primer centro docente de nuestra Armada en la misma instalación. Una larga y fructífera convivencia que sin duda supuso y supone una aportación decisiva en el devenir de nuestro último siglo con la presencia ininterrumpida de la Armada desde aquella primera instalación de la Base Naval de Marín en 1917, continuada con el Polígono de Tiro Naval Janer en 1920 y actualmente con la Escuela Naval Militar desde 1943, hoy convertida en el octavo campus universitario de Galicia, donde como ayer vienen formándose los futuros oficiales de nuestra Marina de Guerra.

Setenta años de continua convivencia donde la Armada española ha dejado su importante contribución al desarrollo de nuestra villa. Centro por donde han pasado más de ocho mil alumnos que posteriormente formaron y forman parte de los cuadros de mando de la Armada, entre ellos un gran número de marinenses que atraídos por la carrera militar, pasaron a formar parte de las dotaciones de buques y dependencias, llegando a los más altos cargos de almirantes y generales de los distintos cuerpos de la Armada. Su presencia hizo que nuestra villa sea conocida en el mundo entero por ser la sede de la Escuela Naval Militar española, sin duda excelente ocasión para la difusión del conocimiento del municipio de Marín y su ría.

Una convivencia que ha tenido enormes frutos de todo tipo, pues no debemos olvidar la estrecha y continúa colaboración del centro castrense con la población civil y sus instituciones a lo largo de todos estos años. Actualmente trabajan cuatrocientas personas que viven en Marín y siguen pasando por sus aulas cientos de alumnos, lo que supone un ingreso mensual considerable para la economía marinense, amén de obras de mantenimiento y suministros que consume el centro y que redunda en la mejora de la incierta situación actual, por lo que supone al mismo tiempo un pilar importante que sustenta nuestra débil economía. La Escuela Naval participa en el desarrollo y progreso de nuestra villa en todos los órdenes social, urbanístico, deportivo, cultural, servicios y colabora incondicionalmente con los marinenses y con sus instituciones, sociedades culturales, deportivas y religiosas, y sus miembros han formado parte activa en nuestro desarrollo y así colaboraron en la refundación del Liceo Casino, el Marín C.F., el Club San Miguel, Santa Cecilia, Club Ciclista, etc. Por eso estos setenta años han tenido como resultado tantos logros a todos los niveles, fruto sin duda de ésta fructífera convivencia. Por todo ello felicitamos a la Escuela Naval y nos felicitamos los marinenses por estos setenta años de estrecha colaboración.

Enlaces recomendados: Premios Cine