EN CANAL

Aznar, el urticante

Antonio Rico

23.05.2013 | 09:12

Dejémonos de minucias. En la entrevista que concedió anteayer Aznar en Antena 3 a Gloria Lomana (esposa del que fue ministro del Gobierno de Aznar, Josep Piqué) no importan los curiosos comentarios de tan neutral periodista ("señor Aznar, usted promovió el milagro económico del 96"). Tampoco importa que Paco Marhuenda (ex diputado del PP en el Parlamento catalán) hiciera la siguiente pregunta en la que no pregunta nada y lo dice todo: "Se ha montado una causa general contra el PP y particularmente contra usted, hay una obsesión que se refleja en un ataque tan personal como decir que (sic) la "trama Gürtel" pagó parte de la boda de su hija". Lo importante es que la entrevista obliga a replantear algunos conocimientos científicos y populares ampliamente aceptados.
Primero, se equivocan los biólogos cuando afirman que los únicos seres vivos urticantes no marinos son las ortigas, las tarántulas y algunas orugas. En efecto, también hay mamíferos urticantes como Aznar. Eso explica por qué tantos acabamos anteayer con irritación en los ojos, escozor y sensación de quemadura tras ver su entrevista.
Segundo, se equivocan los físicos cuando afirman la dualidad onda-partícula de la luz. La física debe recuperar la tesis del atomismo clásico que afirma que todo conocimiento se produce por contacto. En efecto, la visión es posible porque de los cuerpos se desprenden capas de átomos que tocan nuestros ojos y nos permiten ver. Eso explica por qué Aznar no necesita pelos urticantes con vesículas llenas de líquido irritante para ortigar: lo hace valiéndose de las capas de átomos que desprende y tocan nuestros ojos.
Y tercero, se equivocaba mi abuela Donia cuando afirmaba que no te ortigabas si aguantabas la respiración. En efecto, no respirar mientras miras a Aznar no sirve de nada. Yo anteayer solo conseguí acabar con los ojos como tomates, pápulas en los párpados y, encima, cianótico. Lo que ya no sé explicar es por qué, cuando al final de la entrevista Aznar habló de su regreso, y a pesar de la irritación ocular, abrimos los ojos como platos y sentimos un escalofrío.

Suscriptor | Opinión

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

A vueltas con el congreso del PP de Cangas

Que me tienen loco con el congreso local del Partido Popular de...

 
 

ANXEL VENCE

Vacaciones con mando a distancia

Aunque por la barba y el continente recuerde a un prócer...

 
 

JOAQUÍN RÁBAGO

Los medios no le dan tregua

Los medios de Estados Unidos, tal vez arrepentidos de no haber hecho lo suficiente para evitar...

 
 

ISABEL CALLE SANTOS*

Amor obsesivo como enfermedad

En 1979, la psicóloga Dorothy Tennov, publicó el...

 
 

MANUEL TORRES

El Museo del Mar

Desde hace tiempo unos marinenses, hombres de la mar, se han propuesto conseguir un local, con...

 
 

DANIEL CAPÓ

Plena soberanía

La nueva sensibilidad política que consiste en dejar solo el músculo de la voz del pueblo sin...

 
 
Enlaces recomendados: Premios Cine