Navidad, sin blanca navidad

Fernando Jáuregui

 01:26  

Uno se pregunta, a veces, si no estará siendo demasiado alarmista. El fantasma del sobresalto te asalta con cada noticia que escuchas por la radio o lees en los periódicos, cuando ves el severo rostro de Pedro Solbes en la televisión. Señal de cierta alarma es, por ejemplo, que el alcalde de Madrid, presumiendo de austero en las cosas de los demás, haya anunciado que se recortarán los fastos navideños en la capital. Lo mismo ocurrirá en otras ciudades españolas. Es la crisis, maldita sea, que aconseja prudencia a la hora del despilfarro, y mira que a Gallardón le gustan las jaranas en la calle, como bien sabemos los paseantes de fin de semana. Poco ha durado la alegría en casa del pobre.
Lo del regidor de la Villa de Madrid, que va a ser secundado por otros muchos colegas de otras muchas ciudades españolas, ha sido para mí como la trompeta que anuncia el día del juicio final. O sea, como un acicate para la angustia generalizada (algún cretino incluso me ha recordado que Nostradamus habló de un papa negro que anunciaría el fin: obviamente, hay quien se está pasando mucho, por creer a Nostradamus, por pensar en que se acaba el mundo -que no, hombre-- y porque Obama ni es Papa ni es exactamente negro).
Pero es el caso que nos anuncian, con o sin las ayudas a las hipotecas como las que se aprobarán este sábado en consejo de ministros, unas navidades no exactamente blancas, pero sí sin blanca. La cesta de la compra ha subido como una flecha, los títulos de valores están por los suelos y perder el trabajo es algo que muchos ven como algo alarmantemente próximo. La preocupación por la situación económica, por la individual de cada cual, que es la que de veras angustia, ocupa los primeros lugares en el índice de problemas de los sondeos. Y no es que no inquieten la situación de la educación, de la sanidad o el terrorismo: es, simplemente, que ahora lo prioritario es cómo andan de vacíos los bolsillos.
La Navidad, época consumista donde las haya, viene, pues, con recortes, lo que siempre ofrece un panorama algo deprimente. Lo vamos a notar en todo: en las antaño alegres minivacaciones de Nochevieja, en la iluminación de las calles, quizá en los mismísimos escaparates, a los que nos asomaremos con la irreprimible tristeza de la impotencia. Es de temer que una sombra imperceptible se cuele por las rendijas de las fiestas más entrañables del año, tiznando la nieve con el carbón que, ay, puede que les caiga a muchos niños, aunque hayan sido buenos, en lugar de los regalos de los Magos.
Me temo que este año lo que va a proliferar, en esos días navideños que se nos echan encima, serán las inocentadas, sobre todo las que nos prepare la Bolsa. Pero lo que nos viene en 2009 no van a ser ninguna broma, sospecho.

Caja Negra        O Bichero         Floreano
  LA SELECCIÓN DE LOS LECTORES
 LO ÚLTIMO
 LO MÁS LEÍDO
 LO MÁS VOTADO
CONÓZCANOS: CONTACTO | FARO DE VIGO | LOCALIZACIÓN Y DELEGACIONES | CLUB FARO DE VIGO | ACERCA DE ED. GALEGO PUBLICIDAD: TARIFAS | CONTRATAR
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de farodevigo.es. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
 


  Aviso legal
  
  
Otros medios del grupo
Diari de Girona | Diario de Ibiza | Diario de Mallorca | Empordà | Información | La Opinión A Coruña | La Opinión de Granada | La Opinión de Málaga | La Opinión de Murcia | La Opinión de Tenerife | La Opinión de Zamora | La Provincia | La Nueva España | Levante-EMV | Mallorca Zeitung | Regió 7 | Superdeporte | The Adelaide Review | 97.7 La Radio | Blog Mis-Recetas | Euroresidentes | Lotería de Navidad | Oscars | Premios Goya