13 de diciembre de 2016
13.12.2016

La escasa propuesta de la Comisión ralentiza la decisión sobre las cuotas de 2017

13.12.2016 | 21:05

Tras rechazar un primer planteamiento de Bruselas, los ministros europeos siguen debatiendo los principales "puntos calientes": rape, gallo y jurel

Los ministros de Pesca de los países de la Unión Europea continúan en Bruselas negociando las posibilidades de pesca para la flota de cara a 2017. Tras dos intensas jornadas, no hay acuerdo entre la Comisión y los Estados miembro más de ocho horas después de que retomaran las negociaciones esta mañana y tras haber rechazado una primera propuesta "casi insultante". El sector, concentrado allí a la espera de noticias, cree que las conversaciones se alargarán hasta pasadas la medianoche debido al drástico tijeretazo que plantea la CE.

Está previsto que la presidencia de turno de la UE, que ostenta Eslovaquia este semestre, presente una nueva propuesta de compromiso en poco más de una hora, si bien las fuentes del sector desplazadas no confían en que se vaya a producir por el desacuerdo latente que existe en las negociaciones.

"Prácticamente todos los países" rechazaron la primera propuesta de la CE, según han señalado fuentes europeas a Europa Press. En ella se recogía una reducción del recorte para la merluza sur hasta el 20%, desde el 35,9% propuesto en un principio por la Comisión. No obstante, no había ninguna referencia con respecto al jurel del Cantábrico, para la que Bruselas plantea un fuerte recorte del 45% que mermaría la situación de, entre otros, el cerco gallego.

Por su parte, el rape, tanto del Golfo de Vizcaya como del mar de Irlanda y del Gran Sol, la propuesta de esta mañana incluía recortes de casi un 10%, frente al 11,9% propuesto por Bruselas inicialmente. También suavizaba ligeramente los recortes para el gallo, hasta el 15% en aguas ibéricas (-25,7% con anterioridad) y hasta el 25% para el del Gran Sol (-28,2%).

Los ministros de Pesca también se encuentran abordando en esta ronda de negociaciones el problema que suponen las conocidas como especies de "estrangulamiento" (choke species, en inglés). Se trata de aquellas para las que las embarcaciones no tienen cuota pero que deben desembarcar, en lugar de descartarlas como antes, y por tanto pueden obligar a una flota a amarrar.

España propone alternativas como el intercambio con algunas especies, para que poder obtener más margen con especies para las que la cuota es "nula o muy pequeña" a cambio de cuota en otros recursos para los que la flota tiene "mayor holgura" y su recorte no afectaría tanto al sector.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Suscriptor | Opinión

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El fuego del astillero tradicional de Moaña se resiste a irse

Ya pasaron más de dos meses desde que alguien quemase...

 
 

Los 95 de Roberto Vidal

Ardo en deseos de verme a mediados de la próxima semana con Roberto Vidal y sus 95...

 
 

JAVIER SÁNCHEZ DE DIOS

Los ´errores´

Lo más probable, vista la costumbre de algunos políticos, es que el...

 
 

JOSÉ MANUEL PONTE

Goethe y la ´turismofobia´

Cuando en el otoño de 1786, Johann W. Goethe, después de haber soportado un mal...

 
 

MATÍAS VALLÉS

Barcelona entra en la ´nueva normalidad´

No es un atentado contra España o Cataluña, el terrorismo islámico...

 
 
Enlaces recomendados: Premios Cine