Un año negro para los furtivos del Antártico

09.03.2016 | 01:43

Fue hace un año cuando la Policía Nacional y funcionarios del Ministerio de Agricultura registraron la sede de Vidal Armadores. Durante aquella operación Sparrow recabaron más de 3.000 documentos y el Gobierno vinculó cuatro barcos que faenan de forma ilegal en el océano Antártico pescando merluza negra a las empresas investigadas. Con cada marea los armadores se hacían con unos 5 millones de euros por buque.

El primero, el Kunlun, cayó tan solo unos días después, apresado en Tailandia, y por aquel entonces la organización ecologista que persigue a estos buques, Sea Shepherd, decía a FARO que este sería el desencadenante para conocer quién estaba detrás de estas operaciones de pesca ilegal.

Y así fue. Desde aquel momento comenzó un año negro para los piratas del Antártico, con la caída de cinco buques más, el último a finales del mes pasado en Indonesia (el Viking) e incluyendo el hundimiento del Thunder en Santo Tomé, que finalizó con marineros gallegos rescatados.

Las dos operaciones Sparrow (la segunda tuvo lugar en firmas de Vigo y Redondela) finalizaron con una resolución sancionadora de 48 infracciones administrativas a operadores españoles, 44 de ellas de carácter muy grave, por un valor de 17,84 millones de euros. Habrá que ver ahora en qué acaba la operación Yuyu.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine