06 de noviembre de 2016

La aventura de Elena Ageitos en Japón

06.11.2016 | 09:30

"Estoy en Sendai, en la prefectura de Miyagi. Nos han dicho que los inviernos en esta ciudad son muy fríos". Elena Ageitos, estudiante de 4º de Teleco en la Universidad de Vigo, se marchó a finales de septiembre a Japón, para una estancia de estudios. "Tenía muchas ganas de visitar este país y estoy aprendiendo muchísimo, tanto sobre la cultura como en mis clases. Me he apuntado a cursos de japonés para mejorar mi nivel y la verdad es que nos están exprimiendo mucho en ellas", expresa esta viguesa de 22 años. "Aquí importa mucho la investigación", cuenta Ageitos, que tiene compañeros de Estados Unidos, Alemania, Indonesia, China o Corea y en cuanto domine la herramienta que utilizan en la universidad para los proyectos podrá iniciar el suyo propio.

¿Todo es muy diferente?

"Muchísimo, no sé ni por dónde empezar", cuenta Elena. "Hay muchas cosas que me llamaron la atención una vez que llegué aquí y eso que ya venía sabiendo muchas cosas de esta cultura. Lo primero que se me ocurre ahora mismo es que los pestillos de las puertas giran al revés, así que más de una vez he creído que me quedaba encerrada en una habitación", bromea. "En serio, todo es muy diferente. Simplemente andando por la calle puedes notar que estás en un sitio distinto, porque la arquitectura es completamente distinta. Las calles residenciales no suelen tener aceras, así que tienes que caminar por el bordillo, y los coches conducen por la izquierda, así que nunca sabes muy bien a qué lado tienes que mirar antes de cruzar", añade.

En cuanto a la forma de ser y de actuar de la gente, Ageitos también percibe mucha distancia: "Para saludarse y dar las gracias hacen pequeñas reverencias, son mucho más respetuosos en público (nunca gritan en el transporte público) y mucho más reservados. También más educados".

La comida tampoco tiene nada que ver y comen con palillos. "El horario también es distinto, ya que siguen un horario más inglés, comiendo a las 12 y cenando alrededor de las 6 de la tarde. Aquí, además, todo te habla: el ascensor tiene una vocecita que te dice que las puertas se están abriendo y cerrando; los cajeros te dicen que te están dando tu dinero, el autobús siempre va cantando las paradas y recordándote cómo pagar una vez que te bajas (porque sí, aquí se entra por la puerta de atrás y se paga al salir, por la puerta delantera).

"Lo más diferente es la sociedad y la ética del trabajo. Todos los estudiantes se quedan hasta muy tarde estudiando o trabajando en el laboratorio y después muchos participan en actividades extraescolares organizadas por los propios alumnos, como formar parte de un coro o de un equipo de béisbol. Sinceramente, podría seguir hablando durante horas de las diferencias pero creo que puedo quedarme con esas".
"Lo que más echo de menos es a mi familia y a mis amigos. Y la comida. Desde que he llegado aquí no he vuelto a probar un buen queso y, ni que decir tiene, que nada de embutido como el de España. También echo de menos un buen colchón, porque estoy viviendo en una residencia en la que dormimos en colchones muy finitos, tradicionales de este país".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Suscriptor | Opinión

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

JAVIER SÁNCHEZ DE DIOS

Los códigos

A partir del principio de la presunción de inocencia -que algunos, como Ciudadanos, se cargan...

 
 

DANIEL CAPÓ

Una innovación pedagógica

La debilidad parlamentaria del Gobierno empieza a percibirse a diario, ya sea en el tema del...

 
 

CAMILO JOSÉ CELA CONDE

Independencias

Los sobresaltos salidos de las urnas y la campaña para convertir California en un país libre y...

 
 

PEDRO DE SILVA

Militares al poder

El reavivamiento por el FBI, en los últimos días de campaña, de un asunto que estaba archivado...

 
 

ALFONSO GONZÁLEZ JEREZ

Fidel y el país rayado

En las frías tinieblas de la muerte Fidel Castro sentirá su última frustración: no poder leer...

 
 

E Vetar, vetar y vetar, o pactar, esa es la cuestión

El acuerdo PSOE-Gobierno sobre el salario mínimo, primer consenso de...

 
 

Galicia

Hugo Barreiro
El Ejecutivo recaudará 119 millones más por la mejora económica, pese a mantener sus rebajas fiscales

El Ejecutivo recaudará 119 millones más por la mejora económica, pese a mantener sus rebajas fiscales

Amplía los "impuestos cero" para primera vivienda a jóvenes y familias numerosas en parroquias...

Dos exconsejeros revelan que el Consejo de NCG no vio el contrato de De Paredes

Dos exconsejeros revelan que el Consejo de NCG no vio el contrato de De Paredes

Sostienen que tampoco se les informó de que después se mudó el contrato para poder prejubilarse a...

La Xunta sube 229 millones el gasto social para distribuir el ´beneficio de la recuperación´

La Xunta sube 229 millones el gasto social para distribuir el ´beneficio de la recuperación´

Galicia agotará el techo de desembolso de 9.063 millones el año próximo -Educación contará con 64...

Gregor Burkhart: ´Es normal que los menores beban si la sociedad ofrece alcohol barato y como facilitador del sexo´

Gregor Burkhart: ´Es normal que los menores beban si la sociedad ofrece alcohol barato y como facilitador del sexo´

"Los padres en un colegio pueden pactar una hora de llegada de los jóvenes a casa"

´Reforzaremos la red de bienestar, sabemos que quedan bolsas de pobreza´, reconoce Feijóo

Feijóo incidió en el incremento del gasto social en 200 millones, aunque en la información...

Economía ganará el doble de recursos que otras consellerías

La Consellería de Economía, Industria e Emprego será la que mejor parada saldrá en las cuentas...

 
Enlaces recomendados: Premios Cine