Los emigrantes gallegos con solicitud de voto aceptada caen a 22.553, un 5% del CERA

Emigrantes españoles han organizado #Rescatamivoto tras la dificultad para ejercer su derecho al voto

15.12.2015 | 15:02

Los emigrantes gallegos con solicitud de voto por correo aceptada para el 20D han caído a 22.553, más de 10.000 por debajo de las elecciones generales de 2011, cuando las peticiones autorizadas superaron las 33.000. Estos 22.553 integrantes de la diáspora cuyo voto ha sido autorizado suponen poco más del 5% por ciento de los gallegos inscritos en el Censo Electoral de Residentes Ausentes (CERA).

Según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) en las tablas relativas a las elecciones generales de este domingo, de los más de 1,8 millones de españoles residentes en el extranjero con derecho a voto, 440.018 están registrados en los censos de las cuatro provincias gallegas, ya sea por nacimiento o adscripción familiar.

La última reforma del voto emigrante para garantizar "su limpieza" y la implantación del denominado voto rogado --los emigrantes deben pedir expresamente votar en los comicios para poder ejercer su derecho-- han reducido de forma notable el peso del sufragio exterior en los resultados definitivos de los comicios y para este 20D ha vuelto a caer.

Así, de los más de 440.000 inscritos, los datos del INE recopilados por Europa Press reflejan que se han aceptado 22.553 solicitudes de votos por correo --8.164 en A Coruña, 2.974 en Lugo, 4.321 en Ourense y 7.094 en Pontevedra--.

Procedimiento y escrutinio

El procedimiento habilitado para el voto exterior no está exento de complejidad, ya que si antes los emigrantes recibían directamente los votos y papeletas, ahora deben 'rogar' el voto. Para hacerlo, tienen que cumplimentar un impreso de solicitud que remiten a la Oficina del Censo Electoral, acompañado de la documentación pertinente.

La recomendación del Ministerio del Interior en su web de información electoral es que esta documentación se envíe cuanto antes, ante el riesgo de que no llegue en tiempo y forma. El plazo máximo, en todo caso, es de 25 días después de la publicación de la convocatoria.

Fuentes de la Oficina Electoral han explicado que, cuando los impresos y la documentación llegan, estos son analizados y, una vez que se ratifica que están correctos, se remite la documentación necesaria para ejercer el derecho a sufragio, que incluye las papeletas y sobres de votación.

Una vez recibida esta documentación, los emigrantes tienen como opciones depositar formalmente el voto en las urnas dispuestas para ello en la embajada o consulado que les corresponda, o bien enviarlo por correo a dicha embajada o consulado.

Precisamente, este martes 15 finaliza el plazo de remisión a la Jutna Electoral Provincial del voto por correo al consulado, mientras que el depósito en urna (en el consulado) se puede materializar entre el 16 y el 18 de diciembre. Ya el 19 de diciembre se procederá a la remisión de votos y acta consular a la oficina del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación.

La fecha prevista para el escrutinio de los electores del exterior es el miércoles 23 de diciembre.

Propuesta de modificación

Al margen de movimientos como el de 'Marea Granate', un colectivo que se define como "transnacional y apartidista", que denuncia la emigración forzosa, pero que también ha impulsado iniciativas como '#rescatamivoto', frente a las dificultades de los residentes en el exterior para poder ejercer su derecho, los propios dirigentes políticos admiten las dificultades.



El primero en hacerlo ha sido el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, quien remarcó recientemente que es necesario modificar de nuevo las condiciones del voto emigrante para "facilitar" que quienes residen en el exterior puedan acudir a las urnas y ha considerado "una pena" que no se tramitase en el Congreso antes del 20D la propuesta que partió del Parlamento de Galicia con tal fin.

Feijóo recordó que la última modificación legislativa para regular el voto exterior se impulsó al entender las formaciones políticas que "no había garantías constitucionales" de la "limpieza" de los sufragios que procedían de la diáspora.

"Creo que era necesario hacerlo", reflexionó, pero también añadió que los "efectos prácticos" de esta reforma sitúan "en el extremo contrario", ya que "por garantizar la limpieza, se perjudica a los gallegos que quieren ejercer su derecho".

Así, se reafirmó en que es necesario modificar las condiciones del voto emigrante e indicó que " hay una propuesta pactada por PP y PSOE" en el Parlamento gallego que fue remitida al Congreso. "Fue una pena que no se tramitara y que se pudiese aplicar ya en estas elecciones", dijo.


Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine