La viguesa Áncora encarga un arrastrero de 80 metros al astillero noruego Kleven

La armadora, filial del grupo alemán DFFU, amplía su flota de bacaladeros a tres unidades - El nuevo barco tiene un coste superior a los 30 millones

19.03.2016 | 17:20
Recreación del nuevo arrastrero.// FDV

La armadora viguesa Pesquera Áncora, una de las empresas nacionales líder en la pesca de bacalao, ha firmado recientemente la construcción de un nuevo arrastrero de 80 metros de eslora por 16 de manga con el astillero noruego Kleven, según anunció ayer la empresa. Áncora, filial del grupo alemán DFFU, señaló que la entrega está programada para el primer trimestre de 2018 y que la embarcación, con diseño y tecnología de Rolls Royce Marine, tendrá en Vigo su puerto base. Con este arrastrero, Áncora amplía a tres unidades su flota para la captura de bacalao, sumada al Nuevo Virgen de la Barca y al Nuevo Virgen de Lodeiro. El coste de un buque de estas características supera los 30-35 millones de euros, según fuentes consultadas por este periódico.

El nuevo arrastrero forma parte de un paquete de cuatro unidades que el consorcio germano DFFU ha encargado a estos astilleros nórdicos. "Es un contrato muy importante para nosotros que demuestra que Kleven puede competir a nivel internacional en este tipo de buques de pesca. El hecho de que un armador español venga a Noruega para construir aquí un arrastrero es en sí un logro", declaró Ståle Rasmussen, consejero delegado de la firma naval. El buque contará con las últimas tecnologías del mercado en la detección de pescado, procesado, seguridad y comodidad a bordo. De su diseño destaca la forma de la proa, adaptada a la navegación con fuerte oleaje (Wave Piercing Bow). "Con esta construcción, Pesquera Áncora continua con la consolidación de sus operaciones con un claro compromiso con el medio ambiente y sus trabajadores", apuntó la armadora viguesa.

La competencia nórdica

La devaluación sufrida por la corona noruega está provocando que los astilleros nórdicos tiren aún más los precios del mercado. Esa devaluación permite a las factorías noruegas, tan afamadas como las gallegas por sus ratios de calidad y eficiencia, ser muy competitivas en precio, con la ventaja de que los armadores pueden llegar a financiar hasta el 80% de los barcos en este país a través de diversas ayudas a la construcción naval y a la compra de equipos tecnológicos de fabricación local.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine