Robatto emplaza a accionistas y trabajadores a restablecer el "liderazgo mundial" de la firma

Reclama "estabilidad" para evitar eventuales contingencias que comprometan su viabilidad

30.09.2015 | 03:05
Jacobo González-Robatto, ayer en Chapela. // Marta G. Brea

El presidente de la Comisión de Vigilancia y presidenciable de Nueva Pescanova SL, Jacobo González-Robatto, cedió ayer todo el protagonismo a los accionistas de la sociedad matriz. Era su día. El de la banca empieza ahora, cuando cada entidad comunicará cuánto capital aporta en el aumento de capital (de los algo más de nueve millones fijados en la propuesta aprobada por los socios) y quién asumirá el rol de gestionar el gigante pesquero. González-Robatto, sentado en primera fila, entró en una sala de juntas abarrotada poco antes de comenzar la asamblea. No quiso hablar a los medios, no se le vio salir. Fue tras el cónclave cuando remitió un comunicado en el que no hizo referencia expresa al hecho de que hubiese triunfado el plan que rechazaban. "La colaboración de todos, Xunta, Ayuntamiento, instituciones, acreedores, accionistas y empleados ha sido y sigue siendo fundamental para apuntalar los últimos pasos del proceso y recuperar el papel de liderazgo mundial de Pescanova en su sector", destacó.

Tras la junta los consejeros se felicitaban del resultado, pero el portavoz de los acreedores no compartió en sus palabras esa "felicidad". "Desde que Pescanova entró en crisis, el objetivo principal ha sido la viabilidad y futuro de la compañía, así como los empleos y la sede en Galicia", expuso. "Una vez superada la junta solo queda avanzar en los siguientes pasos que establecen los convenios, para así poder dotar a la compañía de la estabilidad necesaria y libre de tipo de contingencias". Aunque la banca se ha comprometido a no impugnar la asamblea por incumplimiento de convenio, eso no impide que cualquier acreedor pueda hacerlo. Eso sí, en la compañía dudan que esto suceda y, en todo caso, de que prospere una amenaza de liquidación.

"Deseo y pido a todos los empleados que sigan trabajando con la máxima dedicación de forma que la compañía pueda cumplir todos sus objetivos", culminó el directivo de Banco Popular.

Entre las entidades no ocultan que, a la hora de comprometerse a no impugnar el plan del 20%, el calendario electoral ha tenido mucho que ver. "Imagina que un banco español fuerza la liquidación de Pescanova a dos meses de las elecciones generales y con las gallegas cerca", reconocen.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine