El Banco de España pide suprimir el salario mínimo para los colectivos con mayor paro

El regulador financiero considera que así se estimularía la contratación de desempleados de larga duración y de jóvenes - El gobernador aboga también por aplicar cuanto antes la edad de jubilación a los 67 años

01.06.2013 | 11:04

El Banco de España sugirió ayer al Gobierno que profundice en las reformas laborales y lanzó una propuesta: eliminar el salario mínimo interprofesional con "carácter excepcional" para favorecer la contratación de los grupos de trabajadores "con mayores dificultades para su empleabilidad". En otras palabras, el supervisor financiero sugiere, para rebajar el paro a corto plazo, que las empresas puedan emplear a jóvenes o parados de larga duración a cambio de un sueldo inferior a los 645,3 euros mensuales que para el caso de una jornada completa fija como mínimo la legislación. Al mismo tiempo, el organismo insta a acelerar el proceso para retrasar la edad de jubilación a los 67 años.

La memoria anual del Banco de España, divulgada ayer, sigue los pasos de la Comisión Europea, que esta misma semana emplazó al Gobierno de Rajoy a evaluar los resultados de la reforma laboral y a abordar antes de septiembre nuevos cambios en las reglas del mercado de trabajo. El organismo que dirige Luis María Linde hace la siguiente reflexión: "Tras cinco años consecutivos de destrucción de empleo, la tasa de paro ha alcanzado tasas inaceptables y el riesgo de que las situaciones de desempleo de larga duración se hagan crónicas es muy preocupante, máxime si se considera la elevada incidencia entre los jóvenes y la población con baja cualificación".

El documento considera, en línea con las opiniones del Gobierno y contra las de oposición y sindicatos, que la reforma laboral ha procurado "logros esperanzadores". El Banco de España se refiere a los avances en "flexibilidad interna y moderación salarial". Durante el último año, los sueldos regulados por convenio han aumentado al menor ritmo en décadas y muchas empresas han recurrido a los mecanismos de "flexibilidad" para rebajar sus costes laborales vía salarios o jornada laboral. El equipo de Linde pide ir más allá: "La gravedad de la situación por la que atraviesa el mercado laboral aconseja mantener y profundizar el impulso reformador mediante la adopción de medidas adicionales que promuevan la creación de empleo a corto plazo y faciliten la flexibilidad de los salarios".

A partir de esa reflexión, el Banco de España formula sus propuestas: "Cabría explorar la posibilidad de establecer nuevas fórmulas que permitieran, en casos especiales, la desviación temporal respecto a las condiciones establecidas en la negociación colectiva, o mecanismos excepcionales para evitar que el salario mínimo actúe como una restricción para grupos específicos de trabajadores con mayores dificultades de empleabilidad".

La autoridad financiera plantea, por un lado, que en ciertas circunstancias las empresas puedan contratar a trabajadores con sueldos inferiores a los marcados por los convenios colectivos. Por otra parte, se propone levantar la barrera del salario mínimo interprofesional, que fija el suelo de la retribución que debe recibir una persona por un contrato laboral. El salario mínimo opera así como un límite legal para la precarización de las condiciones de trabajo.

Cautela en el Gobierno

Esta propuesta del Banco de España fue acogida ayer con cautela por el Gobierno. La vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, se ciñó a decir que el numero de trabajadores que cobra el salario mínimo es limitado y remarcó sobre el regulador financiero: "Es su tarea hacer recomendaciones, pero el Gobierno toma las decisiones que le corresponde y considera más adecuadas".

Efectivamente, entre las atribuciones del Banco de España está el asesoramiento al Gobierno y la elaboración de informes con recomendaciones de calado económico. El documento conocido ayer es la primera gran incursión que en ese terreno hace el organismo desde el nombramiento como gobernador de Luis María Linde. Su predecesor, Miguel Ángel Fernández Ordóñez. cosechó abundantes críticas por sus pronunciamientos en asuntos como el mercado laboral. Linde las recibió ayer de los sindicatos por la propuesta sobre el salario mínimo: "El Banco de España plantea un modelo semiesclavista", señaló Toni Ferrer, secretario de Acción Sindical de UGT.

La memoria del Banco de España informa también de las retribuciones de su cúpula directiva en 2012. El gobernador Linde ganó 81.320 euros brutos por seis meses de trabajo. El sueldo del subgobernador, Fernando Restoy, fue superior: 93.170 euros entre junio y diciembre del pasado año.

Adelantar la jubilación

El Banco de España añade otra recomendación también polémica: adelantar la aplicación de la jubilación a los 67 años y anticipar también la ampliación del período para calcular la cuantía de las prestaciones. "Atendiendo a la a la intensificación del problema (la expectativa de dificultades financieras en la Seguridad Social), los plazos acordados resultan muy dilatados", dice la institución. La reforma de la pensiones de 2011 fijó la ampliación progresiva de la jubilación a los 67 años, de modo que aumentara de ejercicio en ejercicio hasta alcanzar esa edad efectiva en 2027.

El Banco de España es partidario asimismo de la nueva reforma que ya prepara el Gobierno para aplicar un "factor de sostenibilidad" que condicionará tanto la edad del retiro como la cuantía de las pensiones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine