El Pontevedra suma tres puntos muy caros

Victoria contundente de los granates ante un Somozas que no ofreció resistencia en Pasarón - Lo peor del choque fueron las lesiones de Pablo, Jacobo y, sobre todo, Álex Fernández, que puede ser de gravedad

07.12.2015 | 03:29
Jacobo celebra su gol con Jandrín (que anotaría el segundo), Álex Fernández y Pablo (al fondo), que acabarían lesionados. // Rafa Vázquez

El Pontevedra impuso su ley en el partido contra los Somozas, consiguiendo tres puntos caros, no por la resistencia que ofrecieron los visitantes que no intimidaron la portería de Edu, sino porque el conjunto granate acabó con tres bajas por lesión. Especialmente importante fue la de Álex Fernández, que dejó el estadio con fuertes dolores en la rodilla derecha. Jacobo, otro de los que se iría lesionado, adelantaría al Pontevedra cerrando la victoria Jandrín en la segunda parte con un marcador de 2-0 final que no refleja la superioridad granate sobre el césped.

Sin un referente claro en la media punta al estar ausente Mouriño y con Queijeiro en el banquillo, apostaba Luisito por jugar por las bandas, concretamente por la derecha con Jandrín. Volvía el 4-4-2 a Pasarón con Carnero y Borjas. Con el Somozas presionando las salidas de Jandrín y Carnero, la primer acción de cierto peligro llegaría en el minuto 7 en el primer balón que pasó por la banda izquierda, con un cabezazo de Borjas que remataba un centro de Jacobo que se marchó por encima del larguero por muy poco.

Con el Pontevedra más cerca de la portería rival, pronto logró forzar un error de la defensa rival y el más listo volvió a ser Jacobo que el minuto 14 se aprovecha de un mal despeje de Juani para enviar de volea un derechazo directamente al fondo de las mayas. Era el 1-0 y el Pontevedra se crecía, no tardaría dos minutos en una jugada similar a volver a crear peligro cuando Carnero, dejaba un pase magistral a Jandrín que quedó solo El disparo marchó por fuera por muy poco cuando medio Pasarón creyó que podría cantar el segundo gol.

Quería el Somozas crear peligro sacando el balón jugado pero la presión a todo el campo del Pontevedra los estaba ahogando, con Kevin adelantado y Carnero y Borjas fijando la defensa rival atrás. En esta tesitura, probaba suerte Barco con un gran disparo de lejos que saldría fuera en el 23. La presión del Pontevedra no disminuyó y pronto encerraría las tres líneas del Somozas en su propio campo. De nuevo Jacobo volvería crear peligro en el minuto 30 con un buen disparo que desvió el portero a córner.

En el 32 Carnero desviaba un pase de la defensa del Somozas hacia Borjas, que se quedaba solo. El delantero en el uno contra uno se le fue el balón y dejándolo atrás remataba forzado que se iba por arriba. Poco después caía lesionado Álex con un golpe en la rodilla derecha, teniendo que ser sustituido. Sin tiempo para asimilar este mazazo, caía también lesionado Pablo en el 37. Tras un inicio de partido en el que el Pontevedra perdonó, llegaron dos minutos para olvidar y que rompería el ritmo del partido, aunque no lo suficiente para que el Somozas crease ocasiones de peligro sobre la portería de Edu. Llegaban los granates al ecuador del partido dominando el partido y el balón y con un 1-0 a favor, pero con una tarjeta amarilla y dos lesionados.

Tras la reanudación, continuaba la tónica, con un Pontevedra que sacaba tres córners a favor en 10 minutos, pero de nuevo volvía la cruz al conjunto granate. En el 55 Jacobo se acercaba al banquillo para pedir el cambio. Otro que se marchaba lesionado. Entraba Queijeiro, haciendo que Borjas se fuese a la banda, con Carnero como único punta con un 4-1-4-1, provocando que disminuyese la presión de los de Luisito que permitía dar un paso adelante al Somozas.

En una de las mejores acciones de Borjas, forzaría en el minuto 72 una falta en el lateral del área muy peligrosa pero la pelota acabaría siendo rechazada por la defensa. A falta de 12 minutos intentaba un cambio a la desesperada el Somozas con la entrada del delantero Quique Cubas por el lateral izquierdo para dejar una defensa de 3.

Y a más riesgo, más peligro. Queijeiro dejaba un balón a Borjas, que llegaba de menos a más, creó una superioridad en tres cuartos del campo para arrastrar la defensa y regalarle un balón a Jandrín, que esta vez sí que no perdonaría el 2-0 que sería definitivo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine