07 de diciembre de 2017
07.12.2017

Ataque de orgullo en el Real Madrid

Cristiano, primer jugador que marca en todas las jornadas de la primera fase

07.12.2017 | 04:55
Cristiano Ronaldo se queja de una falta. // Juan Medina

El Real Madrid firmó un triunfo de orgullo, reaccionando a un nuevo exceso de confianza tras ver igualados dos tantos de ventaja, con un tanto final de Lucas Vázquez en la competición a la que tiene tomada la medida Cristiano Ronaldo, que firmó pleno de goles en todas las jornadas de la fase de grupos.

La necesidad de recuperar la confianza perdida empujó al Real Madrid a tomar un partido intrascendente con la seriedad que demanda la competición. Zidane rotó como en los viejos tiempos y encontró la actitud deseada en la competición preferida de Cristiano. Su temporada es digna de un expediente x. Letal en Europa, gafado en Liga.

Adaptó un 4-3-3 a la necesidad del partido Zizou ante un Borussia Dortmund que buscaba refugio a su pésimo momento con defensa de cinco. En la zona del 9 asomaba Borja Mayoral que no desaprovechó la oportunidad para reivindicarse y meter picante a la comparación goleadora con Benzema. En momentos en los que se agolpan nombres de delanteros centros para el mercado invernal, dejó su mensaje en el campo. Si recibe más minutos para brillar, tiene gol.

Con todo de cara el Real Madrid le metió intensidad y Cristiano firmó con un golazo el registro que buscaba al marcar en todas las jornadas de la fase de grupos. En la frontal, sin la ansiedad que le atenaza en Liga, lanzó un control orientado a la derecha y chutó al palo largo con una preciosa trayectoria del balón que acarició la escuadra. Nueve goles en Europa por dos ligueros. Las rachas de los delanteros.

El Dortmund era una caricatura de equipo. Se jugaba acceder a la Liga Europa y salió al césped como si él fuese el clasificado para octavos. Resucitó gracias a errores madridistas. La superioridad le invitó a rebajar la intensidad. Cometió perdidas graves en la salida de balón de Isco y Kovacic que fueron una invitación a adelantar metros al conjunto alemán. Fue cuando entró en escena uno de esos nombres que se suele unir al Real Madrid. Aubameyang firmó la igualada con un doblete.

Nacía un nuevo partido en el Bernabéu con el Real Madrid teniendo que elegir el camino de las dudas de sus últimos partidos o el de la reacción con orgullo pese a no jugarse nada. Optó por la segunda, con su nombre siempre en juego en la competición de la que es el rey en títulos, e inició un asedio.

La entrada de Ceballos daba mayor calidad a las posesiones y después de otros tres lamentos por ocasiones perdonadas por Cristiano y el mayor tras un gol suyo mal anulado, de la lucha de Mayoral con el portero por un mal despeje al cielo de la defensa, llego el rechace que enganchó ajustado al palo Lucas Vázquez para dar un triunfo de orgullo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas


Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine