La letra, con tarjetas entra

Siete amarillas por la mayor severidad en el castigo del antijuego

19.09.2016 | 01:33
El partido en juego, a vista de pájaro.

Siete tarjetas amarillas en As Lagoas. Casi setenta minutos intercambiándose la inferioridad numérica, porque las dos escuadras apenas se pisaron las amonestaciones y sólo al final le coincidieron dos al Kaleido. Fue con el choque resuelto -Caride y Valentín, en los minutos 71 y 79-. Solo la de Villegas (15) sucedió en el meollo Las cuatro del Coosur pesaron más en el juego: Antonio González (5), Tui (27), Setefano (45) y Marston (56).

"Deberían dejar que el juego fluyese más. Demasiados golpes. No lo entiendo. Y si no lo comprendes, no puedes ajustar", se lamenta Maxwell. Monreal concuerda: "Demasiada indisciplina. El árbitro estuvo un poco riguroso, pero es cosa nuestra. Nos costará dos o tres partidos asentarnos en la categoría. Los expulsados nos han hecho mella ante un rival con oficio".

El árbitro, el asturiano Belarmino Alonso, se explicará durante el tercer tiempo: han sido instruidos para penalizar con mayor severidad las acciones de antijuego, como la reiteración en el fuera de juego. Se perseguirán las maniobras desde el suelo. Los equipos que antes asimilen esa consigna tendrán ventaja.

Maxwell y Monreal, que llegaron juntos a Vigo desde Nueva Zelanda hace seis años, se vieron las caras como rivales. "Me ha sorprendido Ourense. Han jugado bien, muy duro. Nosotros necesitamos mejorar nuestro físico. En general estoy muy contento con mi equipo. Ha jugado gente joven, con mucho futuro. Nos hacen falta cosas con la pelota, pero también era la primera vez que nos juntábamos para un partido", evalúa el All Black, que festeja "que haya otro equipo gallego en la categoría. Es bueno que el rugby esté creciendo aquí".

Monreal devuelve el elogio: "He visto bien al Vigo, jugando desde cualquier lugar y con chavales que están aportando. El equipo estará luchando por estar arriba, si no este año, el que viene". De los suyos indica: "En la primera parte hemos pecado de inocentes y de exceso de ganas. Yendo por delante 5-7, hemos jugado un golpe de castigo bajo palos a la melé y la hemos perdido. La melé es un punto flojo. La idea es la misma siempre, tratar que los jugadores se diviertan. Si no tenemos el balón, es difícil. Ahora los chavales están un poco bajos de moral. A ver si podemos ganar al Salvador y animarnos".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine