Atletismo - 21 kilómetros costa da vela

Una carrera al sol de Cangas

- Roberto Riobó (Bueu) y Beatriz Fernández (Cangas) ganaron la prueba en la que participaron 520 atletas - La organización dispuso de cuatro centros de avituallamiento por el calor y ofreció mejillones al finalizar

19.09.2016 | 08:29
La media maratón de la Costa da Vela, a vista de dron. // AeroMorrazo
Una carrera al sol de Cangas. // Santos Álvarez

Roberto Riobó (Bueu) y Beatriz Fernández (Cangas) ganaron la prueba 21 kilómetros Costa da Vela en la categoría absoluta masculina y femenina, de la que salieron 520 corredores de los 560 que estaban inscritos. Nada de media maratón como se empeñan los académicos del atletismo en llamar a esta prueba que tiene el aliciente del paisaje singular. Claro que es difícil para los atletas concentrarse en las maravillosas vistas mientras las pulsaciones se descontrolan o la mirada se tiene fijada solamente en la meta. A pesar de las vistas, los 21 kilómetros Costa da Vela, entre el puerto de Aldán y Massó, en Cangas, es una prueba dura. Ayer volvió a quedar demostrado. Los corredores se mantuvieron juntos hasta llegar al kilómetro tres, donde empezaron las hostilidades, pero también porque empezaba la empinada cuesta hacia O Hío. Son algo más de un kilómetro de esfuerzo máximo, de jadeo constante, donde las piernas ya empiezan a sufrir. Es aquí donde se hizo, una vez más, la primera selección, donde Roberto Riobó comenzó a comandar un grupo de escapados en los que estaba también el ganador del año pasado Álvaro Prieto, que este año quedó en tercera posición. La Costa da Vela y las playa sson un verdadero rompepiernas, que exige al atleta, o al aficionado que acude para disfrutar de su hobby favorito. Si el recorrido ya era de por sí exigente, el calor de la mañana lo hizo todavía más. Riobó ganó con tres minutos de diferencia sobre el segundo y Beatriz Fernández llegó a meta acompañada por dos compañeros de su equipo. La organización, el Club Deportivo Praia de Melide, dispuso hasta cuatro avituallamientos, que, desde luego, no desdeñaron los participantes. Pero además, para hacer más llevadera la carrera había speakers, una charanga que amenizaba la prueba y al terminar al corredor se le entregaba una tapa de mejillones con los que recuperar los hidratos de carbono perdidos.

La organización considera que este año la prueba superó todas las expectativas que tenía. El año pasado se habían presentado 400 y este año inscritos hubo 560. Pero temen que esta idea que surgió entre cinco amigos aficionados a correr se les vaya de las manos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Especial

La escuela comienza la enseñanza fundamentalmente práctica que garantiza el manejo de todas las técnicas de cocina una vez fuera de la escuela en una de las profesiones más demandadas y con más salidas laborales


anteriorsiguiente

Deportes

El Celta persigue una buena ola

El Celta persigue una buena ola

El equipo vigués se propone encadenar en Cornellà-El Prat un segundo triunfo que lo impulse hacia...

Campeón inesperado en Vitoria

Campeón inesperado en Vitoria

El Gran Canaria desbanca al Barcelona al imponerse con 20 puntos de ventaja - Kuric fue elegido el...

Dios se estrena y Ortega repite en O Vao

Dios se estrena y Ortega repite en O Vao

El estradense se impuso por sorpresa con un tiempo de 3.59:50 y la toledana fijó el crono en 4.43:04

´Me siento querida en mi ciudad´

´Me siento querida en mi ciudad´

La paratriatleta Susana Rodríguez Gacio fue una de las deportistas más aplaudidas durante la...

Emoción a flor de piel en Navia

Emoción a flor de piel en Navia

El homenaje a Paco Araújo congrega a dirigentes, amigos y aficionados

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine