18 de septiembre de 2016
18.09.2016

El Celta se impone levantar el vuelo

El conjunto vigués busca este mediodía en Pamplona ante Osasuna su primer triunfo de la temporada en la Liga - Berizzo convoca para el choque a sus 23 jugadores disponibles y anuncia rotaciones con respecto al equipo que empató en Lieja

18.09.2016 | 04:55
Guidetti, Rossi, Jonny y Naranjo, durante el entrenamiento matinal celebrado ayer por el Celta en A Madroa. // Alba Villar

El Celta retoma el pulso de la Liga con una necesitada visita a Pamplona (El Sadar, 12.00 horas, Bein Sports), donde el grupo de Berizzo busca un triunfo que le permita sumar sus primeros puntos de la temporada, tomar impulso en la tabla y disipar las dudas que ha generado su juego en el arranque del campeonato. El cuadro vigués afronta el partido solo tres días después de su debut europeo en Lieja, donde rebañó ante el Standard un empate con mejor sabor que fútbol pero que fortalece su ánimo para encarar la competición doméstica.

El Celta comparece en El Sadar decidido a abandonar la condición de colista tras tres partidos en blanco frente a un rival en construcción que solo ha sumado un punto gracias al empate firmado en La Rosaleda en la jornada inaugural y que pretende convencer a su parroquia en este segundo encuentro en casa -perdió en la segunda jornada frente a la Real Sociedad- logrando su primer triunfo del curso.

El duelo europeo del jueves condicionará la alineación celeste. Berizzo se ha llevado a Pamplona a sus 23 futbolistas disponibles, incluidos los canteranos Pape Cheikh e Iván Villar, y aunque anuncia rotaciones -apenas se han quedado en Vigo los lesionados Beauvue, Planas y Orellana- tendrá que realizar hoy cinco descartes.

"Prefiero un futbolista fresco a uno bueno", subrayó al preparador celeste, confirmando que hará bastantes cambios en relación al once desplegado el pasado jueves sobre el césped del estadio Maurice Dufrasne de Lieja. Uno de los descartes será con toda probabilidad Marcelo Díaz, a quien el técnico no ve aún en plenitud de facultades y al que reservará de nuevo en previsión de una recaída. "No por apurar un regreso vamos a condicionar o recaer. Cuando se sienta totalmente fuerte e integrado al equipo será una opción para jugar. A veces el estado de forma del futbolista le permite jugar, pero no hacer todo lo que su cabeza le indica. Quisiera que su cabeza le pida un juego que su cuerpo respalde, que sus piernas vayan a todas las partes del campo que su cabeza le pida", explicó Berizzo en relación al internacional chileno dando a entender que será hoy uno de los descartes. Otro será con seguridad uno de los dos porteros, bien el guardameta del filial Iván Villar, bien Rubén Blanco, cuya lesión de rodilla está aún muy reciente.

Lo que sí parece seguro es que el entrenador celeste recuperará frente a Osasuna el esquema de juego que el equipo ha venido empleando, con ligeras variantes, desde que asumió la dirección del equipo. La elección de piezas es una incógnita. Berizzo no ha dado otra pista que probablemente dé descanso a Sergi, uno de los defensas que acumula más minutos en este arranque de curso y a quién ya iba a reservar en el partido europeo del pasado jueves.

Con estas premisas, se puede intuir que la portería volverá a estar ocupada por Sergio Álvarez, arropado esta vez por una defensa de cuatro hombres que muy bien podría estar integrada por Hugo Mallo, Roncaglia, Cabral y Jonny. El marinense y el argentino no jugaron en Lieja; Cabral sí lo hizo pero parece estar en el orden de preferencias por delante de Fontás y Costas; y Jonny no tiene ahora mismo un recambio específico debido a la lesión de Carles Planas.

Con Marcelo Díaz en la grada, la presencia de Radoja parece más que probable en el medio campo, al igual que la de Pablo Hernández, de largo el futbolista más en forma del equipo en este arranque de curso y toda una garantía de brega y poderío aéreo para hacer frente a la rocosa defensa rojilla. Tras su suplencia en Lieja, la tercera pata del trío de centrocampistas podría ser Daniel Wass.

En el frente de ataque se abren numerosas posibilidades. Aspas, que solo jugó unos pocos minutos frente al Standard, parece seguro, bien arrimado al costado derecho, con Guidetti en punta; bien como delantero centro, con Rossi a su espalda. La ausencia del sueco en los dos últimos partidos parece concederle cierta ventaja, aunque tampoco hay que olvidar la efectividad acreditada por el italiano en muy pocos minutos sobre el campo y que el choque llega en un momento en que, si algo necesita el Celta, es precisamente gol.

El Osasuna, mientras, afronta el choque decidido a sumar también una primera victoria en casa que le permita abandonar los puestos de descenso. Quique Martín, técnico rojillo, será fiel al esquema 5-3-2 que ha venido empleando hasta la fecha con algunas novedades condicionada por las bajas -no dispone de los lesionados Miguel Flaño, Fausto Tienza, Didier Digard y Goran Causic y tampoco puede contar con Tano Bonín por sanción- y la necesidad de rotar por la acumulación de partidos.

El entrenador de Osasuna probó ayer con el siguiente once: Nauzet, Buñuel, Oier, David García, Unai García, Clerc; Imanol García, De las Cuevas, Fran Mérida; Riviere y Oriol Riera, que tiene todos los visos de ser el que se enfrente este mediodía al Celta en El Sadar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine