Quintana se enfunda el maillot rojo

Lagutin firma la etapa con final en La Camperona - Contador se une a la pelea

28.08.2016 | 04:55
El ruso Sergey Lagutin (Katusha) gana la octava etapa de la Vuelta a España con final en La Camperona. // Javier Lizón

El colombiano Nairo Quintana (Movistar) se enfundó el maillot rojo de la Vuelta en la cima leonesa de La Camperona, tras un ascenso en el que mostró su mejor versión para imponerse al resto de favoritos, en una jornada cuyo triunfo de etapa lo firmó el ruso Sergey Lagutin (Katusha).

Volvió Quintana tras el agridulce tercer puesto del Tour de Francia. Fue líder un día en la Vuelta 2015 y ahora recupera la roja en un golpe de autoridad que le permitió en las duras rampas de La Camperona superar en 25 segundos a Alberto Contador, restablecido de sus heridas, y en 33 al británico Chris Froome (Sky) y a su compañero Alejandro Valverde.

Movistar dirigió el ascenso a La Camperona con la estrategia clara de esperar el ataque de Froome para responder y atacar. Y el plan funcionó. El triple vencedor del Tour aceleró a 2 kilómetros de meta, en las rampas más duras y se encontró con una contundente respuesta de Quintana, quien ya no miró atrás y se dedicó a abrir diferencias.

No fue un varapalo de Quintana, sí una forma de recuperar la confianza, la moral, ante un rival que lo tiene aburrido en el Tour de Francia, implacable en los duelos entre ellos. Tan contento como Quintana estaba el ruso Sergey Lagutin, el más fuerte a la hora de la verdad en los últimos kilómetros de la subida al puerto leonés. Atacó a 200 metros de la pancarta para dejar con la miel en los labios a los franceses Axel Domont (Ag2r) y Perrig Quemeneur (Direct Energie), a quienes aventajó en 8 segundos.

Salió la etapa de la milenaria localidad de Villalpando con Alberto Contador magullado y repleto de cintas adhesivas en el costado izquierdo. El madrileño, con semblante serio, hizo rodillo para afronta una jornada llana con final explosivo en La Camperona. Hacia la cima leonesa se dirigió el pelotón, enseguida roto por el salto de 11 corredores que dispusieron de licencia para llegar. Nadie preocupaba para la general, pues el mejor clasificado, el francés Domont, estaba a 25 minutos.

El BMC no mostró demasiado interés en guardar el maillot rojo de Atapuma, pues permitió a la fuga una ventaja superior a los 10 minutos a 35 kilómetros de meta. Tampoco los favoritos ni los equipos que aún no han ganado quemaron las naves por ganar. Desidia y plan de ahorro de energías. Pendientes de la hora de la verdad, que siempre llega en los últimos kilómetros.

La victoria estaba delante. No se redujo la diferencia a pie de puerto, a 8,5 kilómetros de la cima estrenada en 2014 por el canadiense Ryder Hesjedal. El retraso era de 8:35 en Sabero, localidad que resume su memoria en el Museo de la Minería en la "catedral del hierro", un precioso edificio de estilo neogótico que formó parte de los primeros altos hornos modernos de España.

Jhonatan Restrepo (Katusha), colombiano de 21 sin experiencia alguna en grandes vueltas, fue el primero en arrancar en busca de la gloria, desafiando las rampas de La Camperona, pero las fuerzas le abandonaron a falta de 1000 metros, en las rampas del 24 por ciento. Se unieron Lagutin, Quemeneur y el italiano Cattaneo. El ruso, uzbeko de 35 años que decidió dejar de ser uzbeko en 2013, hizo honor a su apodo de "Matador" y asestó el golpe de gracia para apuntar en su palmarés la primera victoria relevante.

La Vuelta cobra emoción con los grandes en primera fila de la general, en vísperas del Alto del Naranco y Lagos de Covadonga. Quintana regresa, Valverde se mantiene, Froome aguanta y Contador se une a la fiesta. El madrileño nunca se rinde. Es el mejor vueltómano y ha recuperado la sonrisa. Dicen que un león herido se torna más peligroso. Y volvió a rugir.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas


Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine