Matthews saca partido de la falta de fuerzas de Sagan

El australiano le gana el pulso al esprint al "arcoiris" eslovaco - Froome conserva el amarillo en una jornada de transición

13.07.2016 | 04:55
Matthews celebra su victoria en la etapa de ayer. // /Jean-Paul Pelissier

El australiano Michael Matthews (Orica), subcampeón mundial en ruta, ganó el pulso al esprint al 'arcoiris' eslovaco Peter Sagan (Tinkoff) en la décima etapa del Tour, entre Escaldes-Engordany y Revel, de 197 kilómetros, jornada de transición en la que Chris Froome mantuvo el maillot amarillo.

Matthews, de 25 años, fue el más rápido entre el grupo de 7 supervivientes de la escapada y por fin pudo imponerse a Sagan, combativo todo el día, al que le faltaron fuerzas en los últimos metros, lo que aprovechó el ciclista de Canberra para alzar los brazos con un tiempo de 4h.22.38.

Se trata de una victoria especial, ya que Matthews cierra el ciclo de victorias en las 3 grandes, ya que tiene 2 etapas en el Giro y 3 en la Vuelta. La tercera plaza fue para el noruego Edvald Boasson Hagen (Dimension), mientras que el grupo principal, en plácido paseo, se presentó en meta a 9.38 minutos.




Haz click para ampliar el gráfico

De esta forma la general no se alteró y Chris Froome mantuvo el maillot amarillo sin sobresaltos, así como las diferencias. Le siguen su compatriota Adam Yates (Orica), a 16 segundos, el irlandés Daniel Martin (Etixx) a 19 y Nairo Quintana (Movistar)a 23. Joaquim Rodríguez (Katusha) es quinto y primer español en la general, a 37.

El pelotón salió disparado de Andorra para afrontar de entrada el larguísimo Envalira (22,6 kms al 5,5 por ciento), la cima más elevada de la presente edición (2.408 m), en cuyas pendientes borrosas por la niebla se empezó a gestar la numerosa fuga de 15 destacados nombres que protagonizó la etapa.

En el puerto andorrano coronaba en cabeza el excampeón mundial portugués Rui Costa (Lampre), que se llevó de paso el premio de 5.000 euros del premio especial Henri Desgrange, mítico director del Tour.

El luso iba acompañado nada menos que por el maillot arcoiris Peter Sagan y Vincenzo Nibali, ganador de las tres grandes. Se unieron en el descenso una docena de corredores, con más apellidos ilustres. Landa, Van Avermaet, Cummings, Gorka Izagirrre, Michael Matthews. Un potente grupo para disputarse la etapa, con permiso del Sky, que levantó el pie al frente del pelotón y permitió que la diferencia alcanzara los 6 minutos a 55 de meta.

Sagan, el más combativo de salida, recuperó el maillot verde por puntos merced a los 20 puntos del sprint intermedio de Aigues-Vives, desbancando a Cavendish. Otra historia fue el regalo de la etapa, que se lo peleó a fondo.

Se desató el combate final con Van Avermaet, que se lanzó de lejos con la pancarta ante sus ojos, tal vez demasiado pronto. Boasson Haagen saltó por Sagan, y mientras, por la derecha, emergió superior Michael Matthews.

Una pequeña "venganza" del 'aussie' sobre Sagan, 17 veces segundo en el Tour. El medallista de plata en Richmond apagó el 'arcoiris' en la meta de Ravel. Era la cuarta vez que subía al podio en la temporada, en la que ha ganado 2 etapas de la París Niza y la Vuelta a la Rioja. En el Tour ya tiene abierto su palmarés.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine