Celta - Granada | Un sueño que comenzó de una pesadilla

Se cumplen cinco años de la eliminación ante el Granada en el play-off de ascenso. ¿Qué fue de aquellos jugadores?

12.06.2016 | 18:43

Cinco años, un lustro de una de las noches más tristes para el celtismo. El equipo vigués se quedaba a las puertas de Primera División. El sueño finalizaba de la forma más cruel. El Celta ponía fin a su aventura en la tanda de penaltis. La elite debía esperar. Tras esa noche de Granada se derramaron muchas lágrimas. La tristeza invadió el optimismo de una afición y un equipo que se unieron todavía más y empezaron a construir su regreso a la máxima categoría del fútbol nacional.

Esa derrota de Los Cármenes se puede concebir como el primer paso hacia el ascenso logrado de forma directa un año después. Desde entonces, desde esas lágrimas en Peinador, el Celta ha seguido progresando, ha protagonizado un crecimiento imparable que le permitirá dentro de unas semanas codearse con las potencias del fútbol europeo. El aliento del celtismo continúa, pero ¿cómo ha cambiado el equipo? ¿qué ha sido de aquellos 14 futbolistas que rozaron el pase a la eliminatoria decisiva hacia Primera? Lo analizamos.

Yoel, durante su etapa en el Celta // MARTA G, BREA

Yoel tenía de nueva su oportunidad. El vigués defendía la portería céltica en el encuentro más importante de la portera. No era una experiencia nueva, Falcón ya había causado baja en otras ocasiones durante ese curso y el canterano siempre respondió. De hecho, en esa noche negra en Los Cármenes fue el mejor de los célticos sobre el terreno de juego. Sus intervenciones y los dos penaltis fallados por Dani Benítez le hicieron opositar a ser el "héroe de la eliminatoria", título que se acabaría llevando Roberto.

Cinco años después, Yoel Rodríguez pertenece al Valencia, equipo donde no ha logrado consolidarse. Durante todo este periplo, el meta vigués logró ser el portero del ascenso, se fue cedido al Lugo y tuvo un gran debut en la máxima categoría que le abrió las puertas del conjunto que por aquel entonces dirigía Nuno. Diego Alves y la irrupción de Domenech cerraron las puertas al canterano céltico, que acabó la pasada campaña cedido en el Rayo Vallecano.

Hugo Mallo, en el último partido de la temporada en Balaídos ante el Málaga // R. GROBAS

Hugo Mallo es el único jugador que no ha abandonado el Celta en este lustro. El marinense prosiguió su crecimiento y se ha convertido en el capitán del conjunto vigués. Clave en el ascenso, no pudo participar en la milagrosa permanencia por culpa de una grave lesión, una baja que le llegó justo cuando estaba en un momento de forma espectacular.

Cinco años después es una de las piezas más codiciadas de este EuroCelta. Hugo Mallo aúna experiencia y contundencia defensiva con buenas incorporaciones al ataque. Está llamado a ser uno de los líderes de la nueva era que está a punto de inaugurar el cuadro celeste.

El futuro de Roberto Lago es una incógnita // RICARDO GROBAS

Roberto Lago acabó expulsado en la derrota ante el Granada. Estuvo desbordado y fue incapaz de frenar a un Orellana que hizo mucho daño a una zaga celeste que estuvo formada por tres centrales. No obstante, el de O Calvario solventó aquella noche negra con el ascenso doce meses después y dejando al Celta en Primera División en una noche inolvidable para el celtismo.

Roberto Lago acabó haciendo las maletas. Puso rumbo a Getafe con la intención de luchar por cotas más ambiciosas, pero el proyecto de Ángel Torres no despegó. Los azulones estuvieron luchando por la salvación hasta que esta última campaña acabaron regresando a Segunda doce años después. El futuro del canterano del Celta es una incógnita.

Jonathan Vila, durante su etapa con el Celta en Primera // RICARDO GROBAS

Jonathan Vila fue uno de los defensas que más aguantó el tipo en aquel partido. Estuvo bien en la salida de balón y en la anticipación. El porriñés, no obstante, pasó a ser importante en la zaga celeste a perder protagonismo en la siguiente temporada por la irrupción de Oier Sanjurjo y Andrés Túñez.

Jonathan Vila siguió en el Celta. Celebró el ascenso y formó parte de la plantilla que logró la permanencia. Con la llegada de Luis Enrique acabó saliendo cedido al Beitar Jerusalem y tras finalizar el préstamo acabó firmando por el Real Oviedo, con el que logró subir a Segunda y se quedó a las puertas del play-off de ascenso a Primera División.

David Catalá falló uno de los penaltis decisivos en Granada // RICARDO GROBAS

David Catalá falló el penalti que dejaba al Celta a las puertas de Primera División. El central celeste acabaría logrando el ascenso a Primera, pero sorprendentemente Paco Herrera lo descartaba a escasas semanas del comienzo de la temporada en la élite. Puso rumbo al AEK Larnaca, donde comparte equipo con otros dos futbolistas que se quedaron en el banquillo ante el Granada, Joan Tomás y Ander Murillo.

El central catalán se ha asentado en el conjunto chipriota. Es el capitán del AEK Larnaca y en las próximas semanas intentarán acceder a la fase de grupos de la Europa League.

Sergio Ortega, titular aquella noche en Los Cármenes // MARTA G. BREA

Sergio Ortega disponía de una de sus mejores oportunidades desde su llegada a Vigo. Las lesiones le impidieron afianzarse en la zaga celeste. Sin embargo, el cambio de sistema a tres centrales le abrió las puertas de la titularidad. En Granada, no obstante, se le vio nervioso, superado. Acabó siendo sustituido en el descanso. El Celta regresaba a una línea de cuatro atrás.

El cántabro no jugaría más con el Celta. Fue uno de los descartes junto a Papadopoulos. Tras todo este tiempo sin jugar volvió a sentirse futbolista con el CD Bezana de la Tercera División de su comunidad autónoma. Debutó anotando un gol, pero al término del curso 2012/13 decidió colgar las botas.

Bustos fue clave en el periplo del Celta en Segunda División // RICARDO GROBAS

Cristian Bustos fue uno de los baluartes del Celta en su periplo en Segunda División. Su llegada a Vigo dio consistencia a un equipo que tácticamente era muy irregular. El alicantino fue clave en el ascenso, pero en la campaña de Primera División acabó saliendo en el mercado de invierno rumbo al Sporting de Gijón. Tras pasar también por el Mallorca acabó recalando en la emergente Liga india defendiendo la camiseta del Mumbai City.

López Garai disputó su último partido como céltico en Los Cármenes // RICARDO GROBAS

López Garai fue otro de los indiscutibles en la sala de máquinas del Celta durante los últimos años en Segunda División. La sociedad con su compañero y amigo Bustos fue la habitual en la primera campaña de Paco Herrera en el banquillo vigués. No obstante, la actuación del de Barakaldo en Los Cármenes fue la última de López Garai con la camiseta del Celta. Acabó saliendo ese verano al Córdoba, convirtiéndose en testigo del ascenso de los celestes a Primera División.

López Garai acaba de festejar hace unos días el ascenso a Segunda División con el Reus, su nuevo equipo. Tras su etapa en el Córdoba también pasó por el Sporting de Gijón, el Rapid de Bucarest y el Daxo Katokopias.

Michu mandó al cielo de Granada el penalti que había supuesto el pase del Celta // JOSÉ LORES

Michu era una de las novedades del once del Celta en Los Cármenes. El asturiano revolucionó el partido de la ida anotando el gol que ponía por delante a los vigueses. El técnico extremo renovaba también el resto de la vanguardia junto con Dani Abalo y Aspas. El resultado no fue el esperado. El ovetense acabó fallando el penalti que metía en la gran final por el ascenso al Celta y tampoco aportó nada en el juego aéreo durante los 120 minutos de partido.

El asturiano hizo las maletas aquel verano. Se fue libre al Rayo Vallecano. Su gran temporada le abrió las puertas del Swansea. En la Premier League mostró su mejor versión. Se convirtió en una de las referencias del conjunto galés. Su llegada desde segunda línea le permitió debutar con la selección española. Las lesiones truncaron su carrera. En el Nápoles no pudo demostrar su valía y en estos momentos milita en el Langreo, equipo de Tercera División que lucha por ascender a Segunda B.

Dani Abalo tuvo su oportunidad en Granada // MARTA G. BREA

Dani Abalo tuvo su gran oportunidad en Los Cármenes, pero tampoco pudo impedir la eliminación del Celta. El arousano fue uno de los futbolistas que jugaron en aquella noche negra que más ha hecho las maletas en estos cinco años. En la campaña del ascenso se marchó cedido al Nástic de Tarragona en busca de minutos.

Formó parte del Celta de Primera, pero en el mercado de invierno volvió a salir cedido al Beira-Mar portugués. Ahí acabó la etapa de Dani Abalo en el equipo vigués. El arousano puso rumbo al Ludogorets búlgaro, conjunto con el que debutó en la Champions League llegando a medirse al Real Madrid. Con ganas de nuevas experiencias hizo las maletas para defender la zamarra del Sivasspor turco. El pasado mercado de invierno inició una nueva etapa en el Alavés, con el que logró el ascenso a Primera hace unas semanas.

Iago Aspas, una de las novedades en el once del Celta en Los Cármenes // MARTA G. BREA

Iago Aspas fue uno de los señalados en aquella noche de Granada. Roberto calentó el partido por una entrada del moañés en Balaídos. La afición lo buscó constantemente y acabaría viendo la segunda amarilla por un gesto a la grada tras transformar su pena máxima en la tanda de penaltis. El canterano del Celta acabaría convirtiéndose en la estrella de los vigueses en la campaña de ascenso. Su gran temporada en Primera le permitió fichar por el Liverpool, pero no tendría minutos ante el gran estado de forma de Luis Suárez y Daniel Sturridge.

Iago Aspas acabaría un año después en el Sevilla, con el que logró conquistar la Europa League. A pesar de jugar poco, el moañés fue el máximo goleador en Copa del Rey. Tenía ganas de más. Había conocido la dureza del fútbol en esos dos años lejos de casa, como así reconocía en su regreso al Celta. Ya en el equipo de sus amores ha vuelto a ser determinante en dar un nuevo paso, el de regresar a Europa.

Álex López regresará este verano a Vigo tras su paso por Inglaterra // RICARDO GROBAS

Álex López fue otro de los protagonistas de aquella derrota en Granada. Su proyección hace cinco años era altísima. En la temporada del ascenso fue premiado como el mejor centrocampista de la Liga Adelante, pero en sus tres cursos en Primera no acabó por explotar todo su potencial. Con Luis Enrique comenzó bien, destapando sobre todo su gran llegada desde segunda línea. Sin embargo, la llegada de Berizzo, que apostó por el "Tucu" Hernández, le fue dejando sin minutos.

El ferrolano necesitaba más minutos. Aceptó la cesión al Sheffield Wesnesdey de la segunda categoría inglesa. En tierras británicas acabó siendo una de las estrellas de un equipo que estuvo a un partido de lograr el ascenso a la Premier League. Este verano regresará a Vigo con el objetivo de formar parte del EuroCelta.

Roberto Trashorras se marchó de Vigo y puso rumbo a Vallecas // RICARDO GROBAS

Roberto Trashorras fue suplente en la crucial cita ante el Granada. Su entrada al terreno de juego permitió al Celta rozar el gol que impediría la tanda de penaltis. Un lanzamiento suyo se encontraría con la madera de la portería de Roberto. Hacía falta veteranía, experiencia y calidad, características innatas en el talentoso centrocampista de Rábade, que acabaría saliendo ese verano gratis rumbo al Rayo Vallecano

Se hizo justicia y Trashorras sería uno de los mejores jugadores de la máxima categoría. En estos cinco años el gallego ha acabado convirtiéndose en el capitán del conjunto franjirrojo. Al igual que Roberto Lago acabaría descendiendo a Segunda División.

De Lucas acabó logrando el ascenso con el Celta un año después // RICARDO GROBAS

De Lucas también comenzó en el banquillo y su entrada al terreno de juego aportó ideas en ataque a un equipo que comenzó el choque superado. El catalán incluso dio una asistencia a Aspas que pudo haber cerrado la eliminatoria. La experiencia de "DL22" fue clave para lograr el ascenso. En el curso en Primera fue de más a menos. Salió ese verano de Vigo iniciando una nueva etapa en el Hércules, donde acabaría colgando las botas.

De Lucas actualmente es comentarista de los partidos de la Eurocopa de Francia que da en streaming la UEFA en su web oficial. En televisión también aparece en ocasiones en el programa "El chiringuito de jugones" que conduce Josep Pedrerol en Mega.

Aparte de los 14 protagonistas de aquel partido, en el banquillo estaba Sergio Álvarez. "El Gato de Catoira" ha logrado afianzarse como portero titular después de vivir a la sombra de Falcón y Yoel. Otros que se quedaron sin participar fueron Joan Tomás (clave en el ascenso y ahora en el AEK Larnaca), Murillo (también en el conjunto chipriota junto a Catalá y Joan Tomás), y David Rodríguez (máximo goleador histórico de un Alcorcón que se quedó a un paso de disputar el play-off por el ascenso).

Orellana fue el autor del gol que igualó la eliminatoria // GONZÁLEZ MULERO

Otro ídolo del Celta que estuvo sobre el verde de Los Cármenes fue Fabián Orellana. "El Poeta" fue el verdugo, el mejor de un Granada que acabaría logrando el ascenso tras eliminar después al Elche. El internacional chileno anotó el gol que igualó la eliminatoria y fue una constante amenaza para la zaga celeste. Meses después el enemigo acabó siendo el mejor aliado, el socio ideal de Aspas, una pareja que ha logrado desde subir a Primera hasta la clasificación para la próxima edición de la Europa League.

Al día siguiente, el 12 de junio, centenares de celtistas acudieron a Peinador a recibir a la expedición céltica. Fue una de las imágenes de la temporada. Posiblemente el inicio, el primer paso del Celta que acabó festejando el ascenso a primeros de junio hace poco más de cuatro años. Fue una derrota, un varapalo, pero posiblemente el mejor aprendizaje de una etapa dorada que el celtismo comenzará a degustar y a disfrutar próximamente.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine