baloncesto - Copa del Rey

Justo campeón ante un digno rival

22.02.2016 | 03:52
Nocioni bromea con Doncic en el vestuario. // Carlos Pardellas

Fue un partido digno del Gran Canaria, que no se desenganchó en ningún momento de la final, ni siquiera cuando el Madrid pegó un estirón en el marcador. El Gran Canaria volvía y volvía, hasta llegó a ponerse por delante. El equipo de Aíto repitió la fórmula que ya había utilizado en esta Copa con la ilusión de tener el mismo éxito. Así, como en las eliminatorias ante Valencia y Bilbao, esperó agazapado para dar el zarpazo al final. Ante el Madrid hizo lo mismo, con una buena defensa y sin dar el partido por perdido.

Los blancos dominaron el encuentro, sobre todo apoyados en el juego de sus bases, con un gran Sergio Rodríguez, y gracias a un buen Ayón y a un acertado Maciulis. Respondió bien Gran Canaria, pero el Madrid termina como justo vencedor ante unos dignos finalistas, en los que me gustaría destacar dos figuras por encima del resto.

Albert Oliver, un jugador de 37 años, hizo una Copa extraordinaria. Demostró con sus actuaciones que hoy en día la edad no supone un obstáculo para el rendimiento. Fue el entrenador en la pista. Pero el verdadero entrenador, Aíto García Reneses, dio una lección durante todo el torneo a sus 69 años. Sigue innovando con un baloncesto fresco según transcurre el tiempo. Ambos son un ejemplo para todos.

No pudieron en este último partido con un Sergio Rodríguez inspirado y un Maciulis que apareció justo en los momentos en los que tenía que hacerlo. Además se encontraron con un Ayón que se llevó el MVP de manera merecida.

El Madrid quedará como el campeón después de cuatro días de baloncesto intensísimo en A Coruña, en medio de un ambiente espectacular. Fue la fiesta del baloncesto español, como lo es siempre la Copa.

*Entrenador del Básquet Coruña

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine