El Celta hace público su divorcio con el Barcelona

Ningún directivo acudió al palco en protesta por el fichaje en verano del infantil Anwar

15.02.2016 | 04:55
Anwar, el niño de color a la izquierda de Carlos Mouriño, en un acto del club. // R. Grobas

El encuentro entre el Barcelona y el Celta deja otra polémica en la agenda pública, más allá de la ejecución del penalti. Ningún miembro del consejo de administración del club celeste acudió ayer al palco del Camp Nou ni participó en ningún tipo de comida o acto oficial. De esta forma manifiestan su malestar por el fichaje de Anwar Mediero, canterano vigués al que los azulgranas reclutaron el pasado verano, estando todavía en edad infantil. Nadie del Celta ha querido realizar declaraciones al respecto. Desde el Barça admiten que el 'caso Anwar' "ha tensionado" las relaciones entre las dos entidades, que habían sido muy fluidas en las últimas temporadas.

El Celta sí tuvo a directivos ejerciendo como jefes de expedición en el desplazamiento a Barcelona. Viajaron los dos vicepresidentes, Ricardo Barros y Pedro Posada. Nadie del club celeste había advertido a nivel público de la postura que iban a adoptar. Comenzó a saberse a través de las redes sociales, gracias a aficionados olívicos que se encontraron a los dirigentes en la grada del Camp Nou. Y acabó por confirmarlo Mónica Marchante, la periodista que se encarga de recabar las impresiones del palco en las retransmisiones de Canal Plus. Fueron fuentes del Fútbol Club Barcelona las que informaron de la ausencia de representación céltica y que tal boicot obedecía al malestar por el fichaje de Anwar Mediero. El club catalán ha hablado abiertamente del asunto. Desde el Celta se han limitado a señalar que en el Barcelona conocen la razón de esa ruptura diplomática.

El encuentro de Liga destapa de esta forma que las relaciones entre los dos clubes se han enfriado desde el verano. En el partido de la primera vuelta el Barcelona sí envió representantes al palco de Balaídos, aunque ya conocían la indignación céltica con el asunto y en ese misma ocasión se les confirmó. Lo reconoció ayer Jordi Mestre, vicepresidente tercero del Barcelona, encargado del área deportiva, que habló en los micrófonos de Canal Plus. "Es una reacción por parte de ellos. La relación se ha tensionado mucho", admite Mestre, que sostiene que el Celta no debería molestarse por el fichaje de Anwar. "Esto sucede todas las temporadas muchas veces, fichamos jugadores de otros equipos y a nosotros nos los fichan. El Arsenal nos ha fichado a dos cadetes, nos ha dado rabia, pero no dejamos de comer o cenar con ellos. No hay que darle más trascendencia. El Celta se la ha dado".

Anwar Mediero nació en Etiopía en marzo de 2002 y se trasladó a Vigo con un año de vida, cuando su padre, Alemajo Digate, inició una relación con Belén Mediero, que se convertiría en su madre adoptiva. Anwar despuntó pronto como uno de los talentos más prometedores de A Madroa y se dio a conocer al gran público en la Arousa Cup de 2013 como miembro del equipo alevín del Celta. El Barcelona lo fichó el pasado verano. Jordi Mestre revela que antes de decidirse por La Masía, Anwar y su familia también visitaron las instalaciones del Real Madrid. "La última palabra la tienen los padres y el chaval. Los padres deciden que venga aquí", indica Mestre.

El Celta se distancia así del Barça, uno de los clubes con los que mayores tratos ha tenido en los últimos años, con flujo de técnicos y jugadores en ambas direcciones (Luis Enrique, Rafinha, Fontás, Planas, Sergi Gómez...). Mestre, que fue el dirigente que afirmó que el Barça había "puesto todo y más de lo que debía por fichar a Nolito" al valorar su petición al Celta de cesión del andaluz sin opción de compra obligatoria, asegura no descartar que el caso de Anwar influyese en la firmeza céltica a la hora de exigir la cláusula de rescisión: "A lo mejor sí".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine