fútbol

Se agota el crédito del "Special One"

Con el Chelsea a un punto del descenso, Mourinho vive sus peores días en Londres

17.12.2015 | 02:43
Mourinho habla con Hazard durante el partido en Leicester. // Reuters

Cuatro meses después de firmar una sustanciosa renovación de contrato de cuatro temporadas con el Chelsea, el portugués José Mourinho afronta su momento más complicado en Inglaterra, con el equipo al borde del descenso y su puesto más en entredicho que nunca.

En la campaña que iba a ser la de la consagración del Chelsea como fuerza dominante en la Premier League y en Europa, el conjunto del suroeste de Londres, en su peor inicio de temporada en 37 años -nueve derrotas en 16 compromisos ligueros- y los rumores sobre el cese de su técnico copan las portadas de los principales diarios británicos. Mourinho, el entrenador más laureado de la historia de la institución -tres Premier League (2005, 2006, 2015), una Copa de Inglaterra (2007), tres Copas de la Liga (2005, 2007, 2015) y una Community Shield (2005)-, podría tener sus días contados en la capital británica, ya que desde hace semanas el dueño del club, el magnate ruso Román Abramóvich y la junta directiva y deportiva estudian su continuidad.

Su cese, algo impensable a comienzos de temporada, supondría un dispendio de 40 millones de libras (55 millones de euros) para las arcas del club. Tras su millonaria renovación el pasado 7 de agosto, Mourinho se embolsa un salario de 250.000 libras (344.000 euros) semanales.

Sin embargo, ésta no sería la primera destitución del controvertido técnico en el Chelsea, puesto que en septiembre de 2007 Abramóvich ya le pagó a él y a sus ayudantes un finiquito de 16 millones de libras (22 millones de libras).

El regreso de Mourinho a los 'Blues' en junio de 2013, seis años después de su despido, fue visto con cierto escepticismo en todos los estratos del club: la junta directiva, en una ajustada votación (tres votos a favor y dos en contra), optó por su contratación como reemplazo del español Rafael Benítez, técnico interino en la segunda mitad de ese curso.

Los aficionados, sin embargo, abrazaron la vuelta del autodenominado "Special One", que apenas dos años después de su arribo premió la confianza del dueño ganando la ansiada Premier League.

Seis meses después de la conquista, la mayoría de los fieles hinchas azules siguen apoyando a Mourinho como si fuera el primer día. Las gradas de Stamford Bridge cantan y entonan el nombre del portugués en cada partido de local, dejando clara su postura ante los rumores de una posible destitución.

Las dos derrotas consecutivas en liga, ante los modestos Bournemouth (0-1 en casa) y Leicester (2-1 en el King Power Stadium), y los recientes comentarios sobre la "traición" del vestuario han vuelto a encender los rumores de su cese.

Tras el partido frente al Leicester, Mourinho afirmó que se siente "traicionado" por sus jugadores: "Siento que mi trabajo ha sido traicionado. Tengo que mirar a los ojos a algunos jugadores y preguntarles si sienten al Chelsea como lo siento yo", dijo el luso visiblemente molesto. Hazard y Terry parecen estar en el ojo del huracán. Ayer circulaba por Londres el nombre de Juande Ramos como posible recambio. Casi tan extraño como la trayectoria de este Chelsea.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine