En la mente de un líder

El entusiasmo, la intensidad de trabajo, la búsqueda de la perfección y la solidaridad, claves en el camino hacia la gloria

25.09.2015 | 02:29
De izquierda a derecha, Iván Rial, Rubén Domínguez, Joaquín Dosil, Iago Roel y Hugo Fernández, el equipo de psicólogos que trabajan para el Real Club Celta. // Xoan Álvarez

Entusiasmo, perfección, intensidad y solidaridad son cuatro valores que marcan la mentalidad de una plantilla líder como el Celta. Un equipo de cinco psicólogos trabajan en este campo en el club. Lo hacen con todos los equipos, en todas las categorías, un trabajo de abajo arriba, sin fisuras y que obtiene resultados como los que el pasado miércoles dieron la vuelta al mundo. La discreción es otro de las virtudes del grupo; sin embargo, las estrategias que se siguen en este campo avalan el trabajo de estos profesionales que cada día más son claves en el desarrollo de unos objetivos dentro de un equipo. La búsqueda de un liderazgo indidual y grupal activan los resortes que estos otros equipos gestionan para la motivación.

El Celta ha expresado en el estadio de Balaídos un estado óptimo de actitud, de juego...Esa es la búsqueda, lo que se persigue en el grupo de profesionales que gestionan la optimización en el rendimiento mental de los jugadores. Al contrario de lo que se piensa probablemente desde fuera, el trabajo en este campo no es el de solucionar los problemas de cada jugador sino el de optimizar su rendimiento. Todo en un complicado mundo en el que se entremezclan la motivación, el talento, la estrategia, la habilidad, la proactividad y tantos otros conceptos y situaciones bajo un método que busca esa optimización del trabajo es lo que nos adentra en la mente de un líder. El estado en el que se desenvolvió el partido ante los azulgranas es el que para sí querría siempre el Celta. Los profesionales consideran que ese puede ser su "estado natural", sin que en él medie el rival que está enfrente, es decir, sin que medie la extramotivación de un enfrentamiento ante el poderoso. Si eso es así, si vuelve a suceder lo del primer tiempo del Sevilla o lo del miércoles, el liderazgo emocional que envuelve al Celta será el presagio de grandes tardes de fútbol. Los valores que aglutina esta plantilla pueden resumirse "grosso modo" en:

Entusiasmo

La plantilla del Celta tiene un punto de ilusión que la diferencia de otras. Hay una coincidencia en la proactividad de sus futbolistas que cuentan con disposición a la mejora individual.

PerfecciÓn

Todos los futbolistas tienen un gran sentido de la perfección. La necesidad de esa mejora individual, junto a otros valores colectivos, permite al plantel que dirige Eduardo Berizzo crecer en cada entrenamiento en cada partido. El ejemplo puede encontrarse en el crecimiento colectivo e individual que el Celta exhibió ante el Sevilla y el Barcelona después de un día complicado en Balaídos ante la Unión Deportiva Las Palmas.

Intensidad

La intensidad en el trabajo de los componentes del Celta se deja ver de principio a fin, tanto en los entrenamientos como en los partidos oficiales. Esta virtud se plasmó con evidentes resultados en el choque ante los azulgranas.

Solidaridad

El encuentro del miércoles ante el Barcelona reflejó sobre el terreno de juego este valor de los célticos. La colaboración solidaria entre las líneas, el compromiso de todos los futbolistas, incluido en el banquillo, se reflejó de manera evidente en cada momento del partido. Y de ello dan buena cuenta las crónicas o los propios análisis del choque.

Trabajo

En la mentalidad de los jugadores del Celta no existe el miedo al trabajo, según los análisis que desde el punto de vista psicológico varios expertos hacen de este grupo. La capacidad de trabajo es, como queda dicho, total. Es otra de las claves.

MOTIVACIÓN/Activación

Es uno de los apartados en los que la actuación de este grupo de profesionales realiza en los equipos de fútbol. Si bien existe una coincidencia casi total en la que es, precisamente, en este tipo de partidos como el que enfrentó al Celta y al Barcelona el miércoles donde no se necesita una motivación previa, sino, como ocurrió en este enfrentamiento, es preferible una activación, es decir, es necesario regular las excitaciones indiviudalmente para que el rendimiento no se vea superado ni por exceso ni por defecto. No son partidos estos para poner vídeos ni lecturas ni músicas...salvo la que individualmente tenga cada uno. Y, en realidad, coinciden muchos de los profesionales consultados por FARO al fin y al cabo "el líder en el vestuario tiene que ser y es el entrenador". Eduardo Berizzo para el caso.

Además de las citadas, el estado natural de la plantilla del Celta aglutina confianza, disciplina, concentración, emoción controlada, talento..., es decir las claves necesarias para seguir creciendo hacia la gloria.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas


Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine