Un equipo plagado de jugadores anónimos

09.06.2014 | 00:35

La lesión de Petr Cech en la semifinal de la Liga de Campeones entre el Chelsea y el Atlético puso a un futbolista australiano en el mapa: Mark Schwarzer, un portero de 41 años que tiene el récord de internacionalidades con su selección: 93. Su renuncia voluntaria a competir en el Mundial de Brasil deja para el aficionado medio un equipo repleto de nombres anónimos, aparentemente la cenicienta del grupo B.

Australia nunca ha superado los octavos de final de un Mundial y el grupo actual logró el pasaporte a Brasil en el último suspiro, en la eliminatoria frente a Irak. El seleccionador, Ange Postecoglou, confía en la solidez de un grupo liderado por un veterano, Tim Cahill (34 años), que pasó una buena etapa con el Everton y apura ahora su carrera en el New York Red Bull.

El calendario ha situado a Australia como el último rival de la fase de grupos. Si todo va bien, una oportunidad de dar descanso a los titulares ante las eliminatorias.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine