El triunfo que cambió el golf americano

Francis Ouimet disparó la popularidad de este deporte en su país tras ganar el Open USA de 1913 siendo amateur y con un niño como caddie

18.03.2013 | 08:40
Francis Ouimet camina por el campo de golf junto a su caddie, el niño Eddie Lowery.
Francis Ouimet camina por el campo de golf junto a su caddie, el niño Eddie Lowery.

Dicen los grandes especialistas del golf que la popularidad de este deporte en Estados Unidos no se hubiese producido tan rápido si en 1913 un joven de 20 años no hubiese conquistado el Open USA tras recibir una invitación de la organización. Sin experiencia y con un niño de diez años como caddie Francis Ouimet se impuso a los grandes jugadores de la época en el campo que había junto a la casa en la que se crió.

Francis Ouimet tenía solo cuatro años cuando su padre tomó la decisión de comprar una modesta casa en Brookline, localidad próxima a Boston. La elección, tomada desde un punto de vista económico, sería determinante en la vida de los hijos del matrimonio formado por un francés y una irlandesa que habían llegado siendo niños a Estados Unidos. El hogar de los Ouimet se encontraba a una calle de distancia del hoyo 17 del Country Club, uno de los campos más antiguos del país. En 1897, año en el que la familia se traslada a Massachusetts, la importancia del golf en Estados Unidos no tenía nada que ver con lo sucedido en las Islas Británicas, donde la explosión de ese deporte había sido gigantesca. Existían muy pocos campos, casi ninguno público, y lejos de la popularización que se vivía en Escocia o Inglaterra, en Estados Unidos solo había arraigado de forma mínima en las clases altas para desesperación de la USGA, cuyos esfuerzos por expandir el golf no daban resultados. La solución a su problema llegaría unos años después.

Aunque el patriarca de los Ouimet no sentía la mínima simpatía por el golf, fue inevitable que sus dos hijos se acercasen a él. Wilfred, el mayor, comenzó a trabajar en el campo como caddie y Francis conoció gracias a él los entresijos del golf. Cuando podía le acompañaba a The Country Club y no tardaron en construirse unos hoyos en la parte trasera de su casa, en la que ensayaban lo que habían visto a los jugadores profesionales con palos que se construían ellos y con pelotas perdidas que recogían en los arroyos o entre la maleza del campo. Cuando Francis cumplió los once años se sumó al regimiento de caddies. Le hechizaba el juego y resultaba extraordinaria su capacidad para asimilar lo que veía. Los torneos que se disputaban en el recorrido de Brookline le permitieron ver de cerca a los mejores jugadores de la época. Sobre todo a Harry Vardon, el inglés que había comenzado a revolucionar el deporte con su forma de agarrar el palo y el swing. El pequeño Francis, chico educado, se había ganado el cariño de muchos de los habituales jugadores de The Country Club. Uno de ellos, Samuel Carr, le regaló una tarde cinco palos y le convirtió en el chaval más feliz de la tierra. Entonces intensificó su relación con el golf. Se levantaba a las cuatro y media de la mañana y se marchaba directamente al campo para jugar con la primera luz del día mientras escapaba de los vigilantes que trataban de proteger el recinto de los intrusos como él. No hacía otra cosa que jugar y aprender de golf. Un autodidacta que comenzó a evolucionar imitando lo que veía en los torneos de profesionales.

Por orden de su padre no tardó en dejar los estudios para comenzar a trabajar en una mercería de Boston. Le quitó tiempo para el golf, aunque buscó la forma para no separarse mucho de su pasión y para no detener la evolución que estaba viviendo. Había días que se acercaba al campo público de Franklin Park y jugaba 54 hoyos seguidos hasta que le echaban de allí.

Con 15 años, en verano de 1908, se presentó a jugar el Campeonato Interescolar de Boston y lo ganó. Se creyó entonces que podía ser alguien en el mundo del golf y cuando en 1910 la USGA eligió The Country Club como sede del Open USA Amateur tomó la determinación de participar en él. No le resultó sencillo porque debía pagar 25 dólares que le prestaron sus padres a regañadientes y que le obligaron a doblar turno en su trabajo para poder devolvérselo. No lo ganó, pero ayudó a que su nombre figurase como una promesa interesante y le sirvió como preparación del US Open amateur de 1913, su primera gran conquista. Ese triunfo hizo que la USGA le invitase al Open USA que ese mismo año se jugaba en el campo de Brookline. Lo impensable. Medirse por primera vez a los profesionales y en su propia casa. Recibió una invitación de la organización -que también le veía como un interesante gancho para los vecinos de Boston y sus alrededores- aunque estuvo cerca de perdérselo porque en la tienda donde trabajaba no le querían dar los días libres ya que unos meses antes había pedido otro permiso para jugar el torneo amateur.

Lo que vino a partir de ahí es un cuento de hadas. La organización no tenía ni caddie para él y Francis Ouimet eligió para acompañarle a un niño de diez años que se llamaba Eddie Lowery y al que conocía desde hacía tiempo. La imagen no dejaba de ser cómica. El jugador más joven del torneo recorría el campo junto a un crío con una pequeña cojera que le repetía antes de cada golpe: "Mantén la cabeza abajo que ya veo yo dónde va la bola". Pese a enfrentarse a su adorado Harry Vardon o a Ted Ray -los mejores jugadores del momento y grandes aspirantes a la victoria-, no se amilanó y a la conclusión de las tres primeras vueltas marchaba en cabeza. Una revolución. Los responsables del campo le ofrecieron la posibilidad de contar con un caddie "profesional" y él renunció con la misma educación de costumbre. Nadie imaginaba que soportaría la presión de la última jornada. Ted Ray llegó líder a la casa club y poco después Vardon igualó su registro. Ouimet había perdido el paso y se plantó en los cuatro últimos hoyos con la necesidad de hacer dos birdies para sumarse al desempate. Y lo hizo para conducir el torneo a un desenlace asombroso. El lunes más de diez mil personas desafiaron a la lluvia y llegaron a The Country Club para asistir al play-off entre los dos grandes favoritos y el jugador local que se había colado en la fiesta. Jugó sorprendentemente relajado, sin la presión de quien está midiéndose a su primera gran cita y ante sus ídolos. En el hoyo diez los tres iban empatados, en el quince Ray se descolgó y Ouimet tomó un golpe de ventaja. En el hoyo 17, el que había junto a la casa de Ouimet, Vardon forzó al máximo, quiso cortar una calle y acabó sepultado en una trampa de arena que para siempre sería conocido como el "búnker de Vardon". En medio del delirio de sus paisanos Francis Ouimet ganaba el Open USA con solo veinte años, tras haber aprendido él solo a jugar, con un niño como caddie, y disparó la popularidad del golf en Estados Unidos.

Celta de Vigo

El VAR de la discordia

El VAR de la discordia

La mitad de los partidos de la primera jornada, entre ellos el del Celta, hubieran podido cambiar...

El Celta, un animal de área

El Celta, un animal de área

El conjunto vigués mantuvo en el arranque liguero una de sus características más reconocibles en...

Alex López dice que quiere "volver a ser el del Celta"

Alex López dice que quiere "volver a ser el del Celta"

| El gallego Álex López reconoció ayer en su presentación como nuevo jugador del Sporting que...

Dinamarca llama a Pione Sisto

Dinamarca llama a Pione Sisto

El seleccionador prescinde de Wass ante Polonia y Armenia

El Celta blinda a Brais Méndez con 25 millones de euros hasta 2021

El Celta blinda a Brais Méndez con 25 millones de euros hasta 2021

El canterano amplía dos años su actual contrato y apunta: "Ahora quiero tener minutos, en el...

Deportes

Cuándo y cómo ver el Sorteo Champions League.
Cuándo y dónde ver el sorteo de la Champions 2017-2018

Cuándo y dónde ver el sorteo de la Champions 2017-2018

Este jueves se decide en Mónaco la composición de los grupos de la máxima competición europea

Neymar recibe "con sorpresa" la demanda del Barça

Neymar recibe "con sorpresa" la demanda del Barça

El brasileño ha anunciado que acudirá a las instancias competentes para cobrar la segunda parte de...

El desafío de Neymar

El desafío de Neymar

Messi, Suárez y Piqué se reúnen con el brasileño el mismo día que el Barcelona presenta una...

Trentin, imperial en Tarragona

Trentin, imperial en Tarragona

El británico Chris Froome mantiene el jersey rojo de líder

Cristiano Ronaldo califica de "injusticia" la decisión del TAD

El delantero portugués del Real Madrid, Cristiano Ronaldo, ha calificado de...

Agónica clasificación del Sevilla

El Sevilla consiguió por tercer curso seguido la clasificación para la fase de...


Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine