ÚLTIMA HORA
La Fiscalía pedirá a los Mossos precintar los colegios electorales

El avance de la muerte marca el final de la temporada de "Juego de tronos"

La popular serie forja poderosas alianzas y muestra el poder de los dragones a falta de seis capítulos del desenlace final

29.08.2017 | 02:19
Daenerys Targaryen sobre su dragón "Drogon", en una secuencia de la serie. // Hbo

Ha sido corto, pero muy intenso. "Juego de tronos" ha puesto fin a su séptima temporada con una conclusión final que ha dejado con la boca abierta a millones de fans en todo el mundo y con ganas del comienzo de la octava y última entrega de la popular serie basada en la obra "Canción de hielo y fuego" de George R. R. Martin. En esta edición, que ha pasado como un suspiro con sus siete capítulos, se han forjado nuevas alianzas, han aparecido terribles enemigos y se han iniciado guerras que se esperaban desde el inicio de la historia, allá por 2011. Uno de los puntos fuertes ha sido que se ha ido al grano en cada situación, obviando largos viajes que parece que no van a terminar nunca. Algo que, por otro lado, ha generado la crítica de muchos usuarios que veían increíbles esos saltos en el tiempo. Sea como fuere, esa situación ha propiciado encuentros como el de Daenerys Targaryen (Emilia Clarke) y Jon Snow (Kit Harrington) antes de lo previsto. En el tercer episodio, titulado "La justicia de la Reina", el Rey en el Norte y la madre de dragones se han visto finalmente cara a cara para decidir el futuro de Poniente y la inminente lucha contra los Caminantes Blancos y su ejército de muertos vivientes. Los tambores de guerra han retumbado con fuerza desde que Daenerys puso rumbo a los Siete Reinos en la temporada pasada. Las huestes de su principal enemiga, Cersei Lannister (Lena Headey), han plantado cara a la conquistadora en contiendas, que más allá de sus escenas de peleas (algo que en la serie solo se ha mostrado detalladamente en escasos capítulos como "La batalla de los bastardos"), han destacado por la presencia del gigantesco dragón de la reina Targaryen. Su enorme criatura que arrasa con fuego todo a su paso y que atemoriza a valientes guerreros como Jaime Lannister. El público demandaba que estos monstruos tuvieran su momento y después de lo visto no habrán quedado decepcionados.

Tyrion Lannister (Peter Dinklage) ha vuelto a demostrar que su retórica le convierte en el aliado y consejero perfecto para enfrentarse a los enemigos más despiadados y a la vez guiar a su reina a actuar con sabiduría y criterio. Quien también ha cumplido con las expectativas ha sido una vez más Arya Stark. Convertida en una peligrosa asesina, la menor de los señores de Invernalia abre la temporada con una escena de venganza que anticipa toda la acción que está por llegar en los capítulos venideros. Su relación al encontrase con Sansa es fría como el hielo de su hogar hasta el último episodio, donde se hace finalmente justicia (y hasta ahí vamos a leer para evitar el "spoiler"). Por último, Brann Stark, con su nueva condición de Cuervo de Tres Ojos, capaz de ver los hechos del pasado y todo lo que ocurre en el presente, vuelve también a Invernalia para reencontrarse con sus hermanas y revelarle a Jon la verdad sobre su pasado. Aunque esa reunión no se produce, el joven deleita una vez más al público con una nueva visión que cambiará toda la historia de Poniente.

Esta ha sido la temporada de los encuentros y el trabajo en equipo. Los jóvenes Stark ya están resguardados en Invernalia después de seis temporadas recorriendo Poniente; el Rey del Norte y la reina dragón atemorizan con su poderosa alianza a Cersei; el Perro ve los ojos a su hermano, La Montaña; los muertos vivientes ya no son solo un cuento para las gentes de Poniente y la aparición de Gendry tras cuatro temporadas desaparecido en Desembarco del Rey. La presencia de este personaje es un atisbo de esperanza para la casa Baratheron, que tras las muerte de tres de sus grandes representantes, el rey Robert, Stannis y Renly supone el último representante de una casa que se ha extinguido por culpa de la traición y la codicia. Gendry llega para unirse a un comando de "7 magníficos" compuesto por Jon Nieve, Tormund, El Perro, Beric Dondarrion, su hechicero Thoros de Myr, y Jorah Mormont, que atraviesan el Muro en busca de un "zombi" del ejército del Rey de la Noche, para demostrarle a Cersei su existencia. En su viaje se adentran en las inhóspitas tierras del norte, en una misión suicida condenada al fracaso. De una situación imposible, con planos que recuerdan al agobio que se vivió con "La batalla de los bastaros" surge Daenerys con sus tres poderosos dragones para salvar la situación. Una escena que se queda pegada en la retina y que nos revela importantes datos a tener en cuenta para la temporada que viene. Por un lado el fuego de esas criaturas es un potente arma contra los muertos. Por otro, el monarca de los Caminante Blancos tiene el poder suficiente para matar con una de lanza de hielo a uno de sus dragones. Pero por si eso no es suficiente mal trago, el animal fallecido pasa a formar parte del ejército de Caminantes, convirtiéndose en el arma definitiva para abrir el paso a Poniente.

La temporada ocho deja pendiente multitud de preguntas que deben ser contestadas. Una de ellas es qué ocurrirá entre Jon y Daenerys cuando a este se le revele su verdadera identidad. También queda pendiente saber qué fue de Melissandre y el papel que jugará en la batalla final, el origen de los niños del bosque y cómo fue el final de los primeros Caminantes. Y, por último, si el apellido de rey del Norte le dejará montar a un dragón.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine