Obsesiones eclesiásticas

Roberto Núñez Porto

 

El afán de notoriedad de la jerarquía eclesiástica no tiene límites. Y no me refiero únicamente a la actual campaña de la Conferencia Episcopal Española en contra del aborto, que puede tener sus matices, sino a todo lo relacionado con la ciencia médica. Y digo esto, porque, en cierto modo, así empezó la Inquisición, oponiéndose a cualquier descubrimiento científico, juzgando con excesiva severidad a sus protagonistas, que, finalmente, eran condenados a morir en la hoguera.

Algo parecido está ocurriendo con la Conferencia Episcopal -salvando las distancias, naturalmente-, que creyendo estar por encima del bien y del mal, y considerándose en posesión de la verdad, ¡su verdad!, arremete contra todo lo que suponga un avance para paliar los devastadores efectos de ciertas enfermedades; y se opone, sistemática y enérgicamente, a la manipulación genética orientada a erradicar la transmisión de enfermedades hereditarias. Avances, todos ellos, fruto de arduas investigaciones que pretenden, única y exclusivamente, mejorar la calidad de vida de las personas, evitando sufrimientos innecesarios.

Sin ir más lejos, por poner un ejemplo reciente, la manipulación genética de células embrionarias posibilitó el nacimiento de un niño sano, con cuyo cordón umbilical se consiguió salvar la vida de su hermano gravemente enfermo. Y esto debe de ser considerado y reconocido, por parte de la jerarquía eclesiástica, como una apuesta, valiente y decidida, a favor de la vida.

Así las cosas, por si no fuera suficiente, ahora el Papa, con motivo de su primer viaje al continente africano, declara que “el uso del preservativo no soluciona el problema del Sida, sino que lo agrava”.

Efectivamente, el preservativo no es la panacea, pero contribuye, en gran medida, a evitar nuevos contagios directos. Y también indirectos, a través del embarazo. Me niego a admitir que el uso del condón vaya a agravar esta devastadora pandemia, y considero que el pontífice, con todo el respeto que merece, ha hecho unas declaraciones muy desafortunadas, y debería rectificar y pedir perdón a los más de cinco millones de sudafricanos afectados por el virus.

A la vista de ésta y otras declaraciones de la Iglesia Católica -todas ellas relacionadas con la sexualidad-, deduzco que las enfermedades de transmisión sexual no le preocupan especialmente. Lo que realmente inquieta a sus dignatarios, es la práctica de las relaciones sexuales.

Están obsesionados con el sexo. ¿Por qué será?

  HEMEROTECA
CONÓZCANOS: CONTACTO | FARO DE VIGO | LOCALIZACIÓN Y DELEGACIONES | CLUB FARO DE VIGO | ACERCA DE ED. GALEGO PUBLICIDAD: TARIFAS | CONTRATAR
farodevigo.es es un producto de Editorial Prensa Ibérica
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de farodevigo.es. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
 


  Aviso legal
  
  
Otros medios del grupo Editorial Prensa Ibérica
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca | El Diari  | Empordà  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  |  La Opinión de Málaga  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Tenerife  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  |  La Nueva España  | Levante-EMV  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | 97.7 La Radio  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad | Oscars | Premios Goya