Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tiempo de mandarinas

Además de ser una fruta irresistible, estos cítricos llenos de propiedades pueden incorporarse a numerosas elaboraciones gastronómicas

La mandarina es una de las frutas predilectas en todo el mundo.

La mandarina es una de las frutas predilectas en todo el mundo.

Con el otoño y el invierno llega una de las mejores frutas de la temporada. La mandarina, como todos los cítricos, es una buena fuente de vitamina C, además de aportar potasio, ácido fólico, vitamina A y carotenos con función antioxidante. Posee un agradable sabor dulce, fibra, agua y un reducido aporte de calorías. No se puede pedir más en tan pequeño y jugoso fruto.

De larga historia, hay teorías que sostienen que su nombre viene por los colores anaranjados que lucían los mandarines, antiguos gobernantes de la China imperial, si bien no hay pruebas concretas que corroboren la hipótesis. Sí es cierto que su origen está en el gran país asiático. En el siglo X los árabes introducen los cítricos en España, donde en principio se apreciaron por su carácter ornamental. Fue en el XV cuando se empezaron a valorar como frutales. Se adaptaron a la perfección al clima levantino, aunque no hubo plantaciones regulares hasta finales del siglo XVIII y principios del XIX. Después se extendieron por toda la península.

Sus muchas variedades se dividen en cuatro grupos: las clementinas, de color naranja intenso, de forma esférica aplanada y sin apenas semillas; las clementillas, de tamaño algo más grande que las anteriores; los híbridos, frutos de buen tamaño, color rojizo y gran cantidad de zumo, y la satsuma, originaria de Japón, aromática y corteza gruesa y rugosa. Se pueden encontrar en el mercado desde octubre hasta marzo, por lo que es la época idónea para disfrutar de este manjar.

Dice un viejo refrán: "Tome usted una mandarina, en zumo o fruta natural, y recibirá beneficios de forma inusual". La sentencia refiere las cualidades que tienen estos frutos llenos de vitamina C que además se pueden utilizar en infinidad de recetas. Se agregan a jugos y batidos, se añaden a postres (galletas, bizcochos, helados...), a vinagretas, a salsas, a mermeladas, confituras o salsas. De cualquier manera aportan su delicado sabor.

Cuatro mandarinas al día proporcionan gran parte de la vitamina C que necesita nuestro organismo cada 24 horas y la mitad de fibra que nuestro cuerpo requiere diariamente. Por su sabor dulce y refrescante, la suavidad de su pulpa, y por sus propiedades, la mandarina se ha convertido en una de las frutas predilectas y más populares del mundo.

Actualmente, España es el principal productor europeo de naranjas y mandarinas y Murcia es la tercera Comunidad Autónoma en producción de cítricos.

Compartir el artículo

stats