Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tentativa de asesinato machista en Vigo

El BMW del millonario luso que intentó matar a su mujer, confiscado para resarcir a la víctima

La defensa recurre la condena de 11 años de prisión ante el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia -El coche en el que la pareja se desplazaba fue considerado "cuerpo del delito"

El portugués Carlos Inacio Pinto en uno de los vehículos de los que le gustaba disfrutar. // FDV

El portugués Carlos Inacio Pinto en uno de los vehículos de los que le gustaba disfrutar. // FDV

El coche de lujo en el que el millonario luso condenado a 11 años de prisión viajó hasta Vigo con su mujer, a la que intentó matar con una maza en un hotel de la ciudad olívica, no ha sido devuelto a su dueño. Durante la instrucción de la causa tanto la magistrada del Juzgado de Violencia de Vigo como la Audiencia Provincial de Potevedra lo consideraron "cuerpo del delito" y también posible parte de la indemnización a la víctima, fijada en 16.000 euros. Si bien será con ocasión de la ejecución de la sentencia cuando se determine si se destina al aseguramiento de las responsabilidades civiles.

La condena dictada por la Audiencia de Pontevedra el pasado mes de mayo, 11 años y cuatro meses de prisión, así como 18 años de alejamiento y prohibición de comunicarse con la víctima, todavía no es firme ya que ha sido recurrida por la defensa de Carlos Inacio Pinto ante el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia, si bien ha sido impugnada por la Fiscalía y la acusación particular que se oponen al recurso. En principio no sería necesaria una nueva vista oral en el TSXG ya que los argumentos del recurso son documentales.

Una semana después de dictarse la condena, la propia Audiencia Provincial de Pontevedra desestimó la petición de Carlos Inacio Pinto que reclamaba el vehículo. La sala consideró que no había lugar a su devolución atendiendo a que el BMW serie 7 "ha de considerarse cuerpo del delito", ya que la legislación considera como tales "los efectos de cualquier clase que puedan tener relación con el delito y se hallen, no solo en el lugar de su comisión o en poder del reo, sino también en las inmediaciones o en otra parte conocida". El vehículo, según el auto de la Audiencia, había sido intervenido como pieza o efecto de la instrucción "puesto que en él viajaron Carlos Inacio Pinto y su mujer hasta el lugar en que se produjeron los hechos".

El millonario luso, de 56 años, y su mujer, 30 años más joven, se alojaron el 2 de mayo de 2016 en un céntrico hotel de Vigo y, según la sentencia, abordó y agredió con una maza de cantero "por sorpresa y por detrás" a su esposa mientras estaba agachada dándose crema en el baño de la habitación, a la vez que la agarró "con fuerza" por el cuello y la golpeó contra el suelo con la intención de "acabar con su vida".

Pese a ello, la víctima consiguió abrir la puerta y salir de la habitación. Una vez en el pasillo, fue auxiliada por personal del hotel que había acudido a la zona alertado por los gritos de la mujer y los fuertes golpes.

La Audiencia en su sentencia, aplicó la agravante de alevosía, pues la víctima se encontraba con su esposo en la habitación del hotel "sin que consten discusiones previas, sino una situación de absoluta normalidad entre las partes", por lo que considera que es una tentativa de asesinato. "Dado el marco y el modo en que se produce la agresión, la víctima se encuentra desprevenida ante el ataque; lo que entronca con la alevosía doméstica derivada de la relajación de los recursos defensivos como consecuencia de la imprevisibilidad de un ataque protagonizado por la persona con la que la víctima convive día a día", recoge el fallo.

Carlos Inacio Pinto, con causas pendientes contra Hacienda en su país, había contratado un importante seguro de vida para su mujer.

Compartir el artículo

stats