Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un impulso para el audiovisual gallego

El sector valora que las plataformas como Netflix tengan que ofrecer un 6% de su catálogo en las lenguas cooficiales y confían en que esta medida dinamice la industria

Un momento del rodaje de “O sabor das margaridas”. O. CORRAL

Al menos el 6% del catálogo de las plataformas de contenidos bajo demanda como Netflix, HBO, Amazon Prime Video y Disney + tendrá que estar en gallego, catalán y euskera a partir de 2023 gracias al pacto alcanzado entre Esquerra Republicana de Cataluña (ERC) y el Gobierno central para la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado. Al tratarse de la transposición de una directiva europea, la norma impondrá que al menos el 30% de los contenidos que ofrezcan sean de producción europea. De ese porcentaje, al menos la mitad –el 15%– tendrá que ser producción española. Y al menos un 40% de esa mitad, es decir, el 6%, deberán ser producciones en catalán, gallego o euskera –la norma no prefija una distribución de contenidos en cada una de estas lenguas–.

Además, obligará a estas grandes plataformas digitales a incorporar subtítulos en lenguas cooficiales en aquellos títulos que tengan ya en su catálogo para los cuales ya exista ese subtitulado, siempre que sea posible técnicamente y si la calidad que se ofrece sea la adecuada.

Álvaro Pérez Becerra, productor y presidente de la Academia Galega do Audiovisual (AGA).

"Es un paso para que las lenguas cooficiales estén en estos canales"

decoration

El sector audiovisual gallego valora esta medida, que el Gobierno espera que entre en vigor el próximo año, de forma que las plataformas se vayan adaptando progresivamente a las medidas para su plena aplicación en el año 2023- Sin embargo, el texto aún no tiene fecha para su aprobación en el Consejo de Ministros para posteriormente ser tramitada en el Congreso de los Diputados.

“Es un primer paso, importante, que se da para que las lenguas cooficiales estén presentes también en las plataformas de contenido, donde es más complicado que tengan presencia al tratarse de multinacionales que trabajan a nivel global”, afirma Álvaro Pérez Becerra, productor y presidente de la Academia Galega do Audiovisual (AGA).

El representante de esta institución sostiene, sin embargo, que habría que ir más allá. “Como academia, entendemos que tenemos que ser más ambiciosos y que la oferta de contenidos en Galicia debería adecuarse a lo que aquí es lo normal, que es la cooficialidad entre gallego y español”, expone.

Jorge Algora, presidente del Clúster Audiovisual Galego.

"Es una salvaguarda para el gallego y para el sector audiovisual"

decoration

Advierte también de que para que esta medida se aplique realmente, tendría que ir acompañada de recursos suficientes. “El doblaje afecta a los presupuestos de las producciones, por lo que también es importante que desde las Administraciones se acompañen de presupuesto medidas como esta”, apunta.

Aun así, reconoce que la obligatoriedad de estas plataformas de incluir un mínimo de su catálogo en las lenguas cooficiales del Estado que no sean el castellano supondrá un impulso para un sector que atraviesa una situación difícil, primero por la crisis económica y ahora por la pandemia del COVID, que supuso un importante parón en las producciones de películas y series, y aún ahora comienzan a recuperar el pulso.

Para el presidente del Clúster Audiovisual Galego, Jorge Algora, el acuerdo alcanzado entre Gobierno y republicanos referente al audiovisual supone una “salvaguarda para las lenguas minoritarias y una protección de la identidad cultural y del sector audiovisual”. “Esta medida permite que en Galicia tengamos la alternativa de seguir produciendo. Además, tenemos el ejemplo de series como ‘O sabor das margaridas’, que ha tenido muy buenos resultados en Netflix, sobre todo en países anglosajones”, alega el productor y socio fundador de Adivina Producciones.

Ignacio Vilar, director de cine.

"Lo importante es que están obligadas a comprar producción en gallego"

decoration

Algora recuerda que en estos momentos son varias las productoras gallegas que ya han dado el salto a las plataformas de contenido bajo demanda, para las que esta nueva norma “será una baza más” para continuar colocando sus producciones. Por tanto, entiende que contribuirá a impulsar la producción de nuevas series y películas en la comunidad, lo que dinamizará el sector. “Habrá que ver ahora cómo reaccionan las plataformas y también cómo se supervisa el proceso”, opina.

La norma no especifica, sin embargo, qué porcentaje de ese 6% de contenido en lenguas cooficiales correspondería a producciones dobladas o subtituladas y qué porcentaje a títulos en versión original, lo que para el productor y director Ignacio Vilar marca la diferencia. “Lo importante no es que las plataformas digitales tengan en su catálogos un porcentaje de películas dobladas o subtituladas al gallego, sino que estén obligadas por ley a comprar producciones en gallego porque es así como se generan puestos de trabajo y riqueza en la comunidad”, explica.

El cineasta no descarta por ello que se emitan películas de otras nacionalidades subtituladas o dobladas al gallego, pero advierte de que estas no cuentan historias de Galicia ni la muestran al mundo. “El cine es un gran escaparate para mostrar nuestros paisajes, nuestra gastronomía y nuestra cultura”, afirma.

Además, el Gobierno destinará un fondo de 10,5 millones de euros para incentivar la creación de producciones en gallego, catalán y euskera. La enmienda, aprobada en el Congreso de los Diputados esta misma semana, establece ayudas o créditos a transferir mediante convenios a los organismos competentes de las comunidades autónomas con lengua propia distinta al castellano para fomentar la producción, distribución y promoción de la industria audiovisual en lenguas cooficiales.

Compartir el artículo

stats