Orquestas gallegas toman la calle y piden a la Xunta que les ayude a “sobrevivir”

El sector denuncia que está “totalmente parado” y reclama indemnizaciones

Una imagen de la manifestación de ayer en Santiago.   | // XOÁN ÁLVAREZ

Una imagen de la manifestación de ayer en Santiago. | // XOÁN ÁLVAREZ / efe

EFE

Las orquestas gallegas salieron ayer a la calle para pedirle a la Xunta de Galicia que les ayude a sobrevivir este año, uno más en el que, alegan, no están pudiendo trabajar por culpa de la pandemia de la COVID-19, hecho que pone en riesgo su viabilidad y “la cultura” de Galicia.

El presidente de la Asociación de Orquestas de Galicia y trompetista de la Orquesta Principal, Manuel Fariña, explicó después de esta protesta que por segundo año consecutivo están “totalmente parados” y que lo que necesitan son “indemnizaciones” porque las ayudas solo sirven para alguien “al que le va mal” y “a nosotros ni nos va”.

En un contexto en el que el índice de contagios va en aumento, y está “mucho peor que el año pasado por estas mismas fechas”, las autoridades tienen que cambiar “la forma de vivir con la pandemia” para que las orquestas, seña de identidad de la cultura gallega, incide, puedan sobrevivir.

Aunque no han hecho un cálculo estimado de cuánto dinero necesitarían porque tenían la intención de empezar a trabajar este verano, Fariña aseguró que, contando todas las orquestas de la Comunidad, tienen una deuda que asciende a 10 o 15 millones de euros.

Muchos de los músicos y cantantes han tenido que empezar a trabajar en otros sectores para hacer frente a una situación económica personal y profesional insostenible, tanto que la viabilidad de estas organizaciones está en juego, remarca. “Otro año más parado haría que la deuda se incremente aún más e ignoro si los bancos responderían” en esa situación, puntualiza. Por eso, como representante del sector de la verbena, exige al Gobierno gallego una nueva línea de ayudas, por ahora como parche, aunque reconoce que por el momento no hay contactos.

El último acercamiento, según su versión, se produjo durante la firma de un convenio por el cual la Xunta de Galicia subvencionaba un 40 por ciento de las actuaciones, un acuerdo que “estaba muy bien si hubiera trabajo”, pero en este contexto este tipo de recursos no sirven y los ahorrarán “por completo otra vez”, como sucedió el año pasado.