Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ballesteros: “Es la ruina de la hostelería. Nos cierran sin ningún paquete de ayuda”

”Esto puede llevar a posturas radicalizadas”, alerta el portavoz de los hosteleros de Pontevedra | Asociaciones de A Coruña y Lugo amenazan con no pagar impuestos

Terrazas cuasi vacías en una calle de Vllagarcía. | // NOE PARGA

Usuarios de un gimnasio en Lalín. | // BERNABÉ

Los hosteleros de sesenta concellos recibieron ayer con desesperación la noticia del cierre de sus negocios durante un mes decretado por la Xunta desde mañana, ya que la medida llega sin ningún paquete de ayudas que les permita sobrevivir como esperaban. El Gobierno gallego ha anunciado medidas de apoyo que se concretarán en dos semanas, pero el sector cree que llegan tarde. La hostelería empleó a más de 66 mil personas y facturó más de 4.700 millones de euros, el 4,5 % de la riqueza regional en año pasado, pero el Covid-19 la ha convertido en uno de los sectores con mayor número de parados.

Las asociaciones de hostelería inciden en que mientras esperan alguna ayuda, llegará el recibo del IBI y tendrán que seguir haciendo frente a los gastos fijos, incluso a la cuota de autónomos y a los impuestos. Colectivos de A Coruña y Lugo se rebelan ante esta situación y llaman ya a la insumisión fiscal dada la falta de apoyos del Gobierno central y de la Xunta de Galicia.

“No puedo entender que digan que cierran la hostelería y nadie se despeine. Aseguran que no somos los culpables de la pandemia y que en nuestros locales no se producen los contagios, pero nos obligan a cerrar y a seguir haciendo frente a todos los gastos fijos. No te quitan los impuestos, no sabemos si los ERTE se mantienen...

El sector está ardiendo por las redes sociales y no va a ser tan pacífico y correcto como hasta ahora. No hay que descartar que esto termine de malas maneras con gente histérica, con posturas radicalizadas. ¿De que se va a vivir?”, indica el vigués César Sánchez Ballesteros, portavoz de la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería de Pontevedra.

Pero si cafeterías, bares y locales de ocio están “en la ruina”, tampoco va mejor el sector hotelero. “No cierran los hoteles, pero si no podemos dar el desayuno, la comida o la cena... Además estamos aislados con cierres perimetrales ¿qué hacemos abiertos? ¿Y si tenemos un cliente, dónde va a comer este señor, a desayunar? Casi prefiero que nos cierren”, matiza Sánchez Ballesteros.

Lamenta la situación de la hostelería en España y la falta de apoyos que la sitúan “a años luz de otros países como Austria o Alemania”. Y es que el Gobierno alemán aporta el 75% de las pérdidas a los establecimientos respecto al mismo mes del año anterior. El viernes, habrá manifestación en Vigo, posiblemente en vehículos para protestar por la situación, aunque sin perjudicar a los ciudadanos “sería absurdo que perjudicáramos a nuestros clientes”.

El cierre de la hostelería y el resto de nuevas limitaciones causa también preocupación en el pequeño comercio, que sigue abierto al público. José María Seijas, portavoz del colectivo sostiene que “crea una inseguridad de cara al trabajador, que no sabe si va seguir con su trabajo y esto retrae el gasto. Esto cada vez está peor”.

Los centros comerciales también sufren nuevas restricciones en el aforo de público en las zonas comunes, también lamentan el cierre de cafeterías y centros de ocio, por la sinergia que conlleva su actividad.

“El cierre de la cafetería se va a notar “, explica Marcos Martínez gerente centro comercial Plaza Elíptica. También en el Casco Vello preocupa la situación,: “Estábamos en paliativos y ahora en la UCI. Aunque mejor que corten ahora para ver si salvamos algo en Navidad”, reflexiona Itos Domínguez.

Los gimnasios se reivindican: “Hicimos los deberes y somos agentes de salud”

“Los gimnasios y centros de deporte somos agentes de salud y está demostrado que nuestro índice de contagios es ínfimo. En nuestro caso cada persona utiliza su propio material y dispone de espacio. Estuvimos tres meses cerrados, redujimos a cinco personas los grupos y me sorprende que nosotros, que velamos por la salud, tengamos otra vez restricciones y los estancos sigan abiertos”, explicaba Jorge Torres de Vigoentrena, inmediatamente después de que la Xunta anunciara nuevas restricciones. ¿Cuáles son? En los 60 concellos con limitaciones más severas, el deporte al aire libre ha de ser individual o solo con grupos de convivientes, y en los gimnasios, solo se podrá practicar deporte de forma individual, cuando hasta ahora se podía asistir a clases de cinco personas sin contar el monitor. Para el resto de municipios de la comunidad, el deporte al aire libre podrá ser en grupo de seis personas y en los gimnasios y demás centros deportivos se permitirán clases con grupos de seis personas, además del monitor. Los responsables de gimnasios ven injustas las nuevas limitaciones y les ponen más difícil su supervivencia financiera. Francisco Cortegoso, director de Máis que Auga y secretario de la Asociación de Gestoras de Instalaciones Deportivas de Galicia, hace una doble valoración y recuerda que todo el sector “ha hecho los deberes y el índice de contagios en todo el deporte es del 0,28%”. Ve positivo que “por primera vez se consideran casi esenciales a los gimnasios”, algo por lo que el sector ha peleado mucho “ya que somos necesarios para la salud de las personas”.

Compartir el artículo

stats