Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¿Es seguro el aire acondionado?

El aire acondicionado, a tope este verano en locales y centros de trabajo, despierta recelo en muchos ciudadanos y más aún si cabe desde que la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoció la influencia del aire en la transmisión del coronavirus. Pero, ¿puede contribuir a la transmisión del virus? El organismo internacional dice que no, mientras que el Ministerio de Sanidad ha elaborado un documento con once recomendaciones sobre ventilación y climatización de espacios para reducir al mínimo el riesgo de contagio. Estos consejos hacen referencia a la renovación del aire por ocupante, la verificación de caudales y la renovación de aire por ocupante.

"Lo que conocemos de este virus va cambiando según avanzan las investigaciones, pero por lo que sabemos a día de hoy, los aires acondicionados se pueden utilizar con las recomendaciones establecidas y las inspecciones periódicas, aunque lo ideal es una ventilación natural. No se pueden emplear, sin embargo, los sistemas en los que el aire esté recirculando constantemente porque si el aire está recirculando y el virus esta ahí se transmite a las personsas que estén en ese espacio", explica la doctora Álvarez.

Aunque no hay evidencias científicas de que el coronavirus pueda ser absorbido por un aparato y dispersado por una corriente de aire, un estudio sobre un brote ocurrido en enero un restaurante de Guangzhou (China) parece revelar que el sistema de climatización sí intervino en la transmisión. Según este estudio, la dirección del flujo de aire provocada por la ventilación del aire acondicionado podría haber sido clave para la transmisión, pues solo se contagiaron las personas sentadas en mesas que recibían esta corriente de aire recirculado, mientras que ni los camareros ni ninguno de los clientes del resto de mesas se infectaron.

Compartir el artículo

stats